CREANDO MARCA

La demografía y los recursos naturales, sombras y luces que se han cronificado

El Producto Interior Bruto por habitante de la provincia de Ourense alcanza la cifra de 18.247 euros

La demografía y los recursos naturales, sombras y luces que se han cronificado

La provincia de Ourense, como buena parte del territorio nacional, todavía se encuentra en fase de recuperación de la crisis, con algunos datos favorables, como puede ser el volumen de exportaciones. En los últimos años las ventas internacionales han sido un amortiguador de la crisis para una parte del tejido empresarial de Ourense. Decimos una parte porque la presencia internacional de empresas de la provincia, aunque ya con ejemplos significativos, todavía es escasa en número.

Esa debe ser una de las acciones a trabajar en el futuro inmediato de la provincia. Acciones de fomento que permitan que las micropymes y pymes abran mercados a nivel mundial a imagen y semejanza de los casos actuales en un mercado internacional que es un factor clave de la recuperación de Galicia y del conjunto de España. Al calor de los datos del sector a nivel nacional el turismo y su oferta es otro factor de especial trascendencia para el presente y futuro provincial. 

Según el INE, Instituto Nacional de Estadística, los hoteles ourensanos ha terminado el periodo estival con el mejor dato de viajeros desde 1999 al alcanzar 131.713 visitantes entre los meses de junio, julio, agosto y septiembre. Los datos destacan el mes de agosto, como el mejor dato mensual de la serie histórica con más de 40.000 hospedados.

Ourense en estos últimos años se ha ido labrando un espacio propio en el extremadamente competitivo sector turístico con una apuesta clara por la colaboración público-privada para atraer un mayor número de visitantes a la provincia. La especialización se ha referenciado hacia el turismo termal en un apuesta por la salud y el turismo de ocio. En esa misma línea debemos enunciar la apuesta por el deporte como fuente de atracción de visitantes y de escaparate turístico, como los acuerdos de colaboración con la Vuelta a España y la Deputación de Ourense o el desarrollo del proyecto del CERLA (Centro de Entrenamiento de Laias, Arnoia, y Castrelo) por el que pasan una media de 1.000 deportistas internacionales de remo y piragua de varios países  lideres en esta actividad como Australia, China o Reino Unido, entre otros.

A la oferta deportiva debemos unir la combinación del medio ambiente y el patrimonio histórico. En este sentido tanto la candidatura de la Ribeira Sacra a Patrimonio de la Humanidad como la presencia del primer parque natural interpaís de Europa, el Geres-Xures, entre otros, son un referente. A este paisaje debemos sumar las riquezas de los ríos y de los parajes poblados por bosques y campos en explotación por todo el espacio rural. 

Una producción agraria que permite a quien nos visita disfrutar de viandas que refuerzan la oferta de calidad de la visita. Aún así queda trabajo por hacer, aumentar la oferta termal con un balneario en la ciudad, apertura del Museo Arqueológico, apostar por la formación y la innovación en el turismo y ser capaces de aprovechar la oportunidad del AVE como tractor del turismo para la ciudad, pero también a nivel provincial son asignaturas a corto plazo. A más largo plazo el trabajo es ser capaz de atraer turismo internacional, la gran asignatura pendiente de las cifras turísticas.


INDUSTRIA 


El sector industrial ourensano está formado, de una parte, por grandes grupos internacionales que fabrican desde Ourense para vender a nivel europeo. A ello debemos sumar  la presencia de grupos locales que han crecido en un mercado altamente competitivo de manera decidida, tanto en la automoción, como en el textil donde grandes grupos mundiales han surgido a partir de una empresa familiar. 

Es de destacar, además, el caso de la agroindustria donde a partir del rebufo de Coren crecen empresas que han combinando productos de la tierra (vino, castañas, patata, hortalizas, aceite) y una oferta de calidad, lo que les hace acreedores de conquistar el mercado nacional e internacional. Sin duda es una gran oportunidad para la puesta en valor de la producción agraria y ganadera. Las lecciones de cara al futuro sin duda tienen  su razón de ser en un aprovechamiento industrial del sector agroindustrial apostando por la generación de productos de alto valor añadido vinculado a alimentación específica de niños o mayores, o a nivel de producción farmacéutica. Otro factor fundamental es la atracción de inversión exterior como medio de puesta en valor de oportunidades locales. Pudiendo, por ejemplo, reforzar la interrelación con la emigración ourensana como fuente de inversión local y de medio de apertura de mercados mundiales.

Aun así el gran reto al que se enfrenta la economía provincial es la fijación de población tanto en la ciudad como en la provincia y en especial en el rural. Nada se puede hacer por el futuro provincial sin disponer de gente joven que dinamice tanto el tejido empresarial como los espacios de cultura, ocio e innovación de Ourense. Ese es el gran reto futuro de una provincia con grandes amenazas demográficas.