EMPRESA AL DÍA

Un diagnóstico competitivo: España suspende en Europa

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) percibe que las empresas españolas “tienen un problema con la productividad”, ya que crece “muy por debajo” de la UE

La productividad de las empresas españolas está por debajo de las cifras medias de la Unión Europea.
La productividad de las empresas españolas está por debajo de las cifras medias de la Unión Europea.
Un diagnóstico competitivo: España suspende en Europa

El director general de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), Carlos Ocaña, ha asegurado que las empresas españolas “tienen un problema con la productividad”, ya que crece “muy por debajo” de los países con los que compiten. Según cifras facilitadas por Ocaña, estos problemas “no son una cosa de ahora”, ya que “antes de la crisis la productividad de la industria española crecía un tercio menos que las empresas de la Unión Europea”, mientras que en el periodo de 2013 a 2017, las compañías españolas sólo han aumentado la productividad “la mitad en comparación con el entorno europeo”.

El director general de Funcas ha asegurado que “sólo si aumenta la productividad podremos subir los salarios y los beneficios empresariales”, pero esta teoría no funciona en España, porque “tiene un mercado de trabajo disfuncional” y ha puesto como ejemplo los años de crisis “donde aumentó la productividad”.

Ocaña ha realizado estas declaraciones durante la presentación del libro: “Innovación y competitividad: retos para la empresa y la industria española”, presentado por Funcas y por la Cámara de España y que trata de analizar las dificultades a las que se enfrentan las empresas españolas “para competir en un entorno globalizado y complejo”. Para Ocaña, “el libro trata de dar respuesta a los problemas de la productividad del sector empresarial español”.

Ha puesto el foco en tres factores: el entorno, ya que España “no cuenta con un ambiente adecuado porque la educación no funciona y no hay una inversión adecuada en I+D”; la competencia real, “ya que encontramos problemas en la regulación del mercado”; y “el funcionamiento interno de las empresas”.

“En España tenemos empresas excelentes”, pero en comparación “con el tamaño de nuestra economía este número es insuficiente”, puesto que “tecnológicamente estas empresas no son eficientes, no gestionan bien el personal y no cuentan con una estructura empresarial óptima”.

 “La suma de todo ello es que no haya un aumento de la productividad óptimo” y, para ello, “necesitamos más financiación, más internacionalización”, pero sobre todo “una buena organización” ha concluido.

Por su parte, el secretario general de Industria y de la PYME, Raúl Blanco, ha asegurado que los valores del sector industrial “van más allá de los datos de productividad y empleo”, ya que son “la innovación, la formación y la internacionalización” los pilares “que ayudan a los países a salir de la crisis”. “La industria es un sector imprescindible, cuyos valores intangibles tiene que ser defendidos por la administración”, ha comentado el secretario de Estado, que ve en la recuperación de un ministerio específico de Industria “como un primer paso” en esta línea. “El sector vive un momento crítico”, ha asegurado, ya que sólo hay que ver la situación de la industria del motor, que “se encuentra en un cambio estructural, donde están confluyendo los retos de la movilidad” con las últimas “innovaciones tecnológicas” y que conllevarán “una transformación del sector y de las ciudades”.