CREANDO MARCA

Las exportaciones y el aumento del consumo, claves positivas para 2018

En Galicia se calcula que se crearán algo más de 17.000 puestos de trabajo en el año entrante 

Las exportaciones y el aumento del consumo, claves positivas para 2018

La comunidad gallega enlaza más de tres años de crecimiento económico continuado con tasas que alcanzan a finales del año 2017 números de PIB superiores al 3%. Esta escalada de crecimiento se prevé, por parte de los observatorios de análisis económico, que se mantengan a lo largo del año 2018.  En concreto, y según los análisis de Funcas, Fundación de las Cajas de Ahorro, se considera a Galicia como una de las comunidades líderes de la economía de España.  Este estudio alude a que Madrid, Galicia y la Comunidad Valencia serán las comunidades autónomas con mayor crecimiento en 2018, con aumentos iguales o superiores al 3 %, frente a los datos de la media nacional, que hablan de unos niveles de crecimiento de entre 2,6% a 2,8%. O incluso inferior, como el caso del 2,4% que pronostica el Banco de España. 

Las buenas cifras de Galicia, al contrario de Madrid, donde el tirón procederá de los sectores de servicios, y ya de nuevo, de la construcción, (tanto para uso residencial, como para uso comercial y de oficinas) procederá, según Funcas, del desarrollo del sector industrial, y del tirón de la demanda nacional, y sobre todo internacional, donde las cifras se mantendrán en los niveles actuales. 

Niveles que, recordamos, terminan 2017 con record total de ventas y países de destino. El sector estrella del tirón industrial será la confección, con grandes previsiones de crecimiento a nivel internacional por parte de las grandes firmas ubicadas en Galicia, pero también por las pymes presentes en dicha industria. 

Otra actividad que podría ser palanca de crecimiento en Galicia, es de la producción de derivados del petróleo. El complejo agroalimentario de Galicia, la industria de automoción y en especial el sector naval también serán motores de la economía. 

El  crecimiento de la economía de Galicia, según los datos del Boletín Económico divulgado por Abanca, en los últimos meses del año Galicia crece gracias a los valores de la demanda interna, incrementada por el consumo público y la inversión, absorbiendo la leve moderación del consumo privado. Abanca también afirma que “todos los sectores de la economía gallega presentan crecimientos positivos en el trimestre”, aunque los datos afirman que el sector industrial se desinfla al final de año, aunque la variación anual será positiva.

Dentro de las previsiones de futuro de los distintos centros de estudio sobre el futuro de Galicia también habla de debilidades. En concreto, el informe elaborado por BBVA Research cifra en una caída de tres décimas las previsiones para el año próximo. Este dato negativo será igual al que se producirá en la economía de Cataluña, comunidad que lleva tiempo sumida en una grave crisis política e institucional.

En primer lugar, los datos muestran una cierta debilidad del nivel de la demanda interna, en especial del valor de compra por parte de los consumidores. La demanda interna dependerá el año que viene de la sostenibilidad de la inversión privada y también del incremento del nivel de inversión pública. Dicha inversión ha experimentado en el presente ejercicio una caída en todos los niveles de la administración.

BALANCE INTERNACIONAL

La mejora de la percepción del consumidor de la situación económica regional, también debe ayudar a incrementar ese nivel de demanda interna. El balance internacional de ventas muestra en los últimos meses del año un nivel más bajo, eso sí, desde datos de récord.  Aún se debe indicar que el nivel de ventas internacionales sigue concentrado en una serie de empresas concretas y Galicia todavía debe mejorar la posición internacional de una gran cantidad de sectores. Pero el sector exterior sigue siendo  el llamado a ser tirón de la economía de Galicia. 

La situación de Cataluña y su inestabilidad en la economía sin duda afectará el año entrante a la situación del futuro de la economía de España y Galicia. Esta circunstancia provoca, según el Banco de España, una pérdida de unas dos décimas de PIB a la economía nacional, una cifra que BBVA Research cuantifica en unas tres décimas. 

En este caso la economía de Galicia es menos dependiente del territorio catalán y por lo tanto sus efectos deberían ser de menor tamaño. Las previsiones de la comunidad gallega muestran una buena posición en un año donde la economía de España tiende a la desaceleración, cuya caída estará marcada por los efectos del factor catalán, pero también por una cierta saturación del sector del turismo y de la desaceleración de la demanda en general.

Galicia afronta por lo tanto el reto del crecimiento el año que viene con la consecución de una mayor inversión pública, la apuesta por la atracción de la inversión privada, una mayor creación de empleo, tanto privado como público, y en especial por el desarrollo del sector industrial en todos los distintos subsectores. Galicia espera repetir en 2018 las cifras históricas de este año.