CREANDO MARCA

El mercado laboral exige nuevos perfiles y formación en áreas muy específicas

Seis empresas 
pioneras apuestan por el desarrollo de la formación dual en la provincia de Ourense 

El mercado laboral exige nuevos perfiles y formación en áreas muy específicas

El empleo es una de las preocupaciones más importantes de los ciudadanos de España y de Ourense en particular. 

A la vez, el capital humano es un factor de la productividad de una empresa. En este sentido las capacidades y habilidades de un empleado son vitales para el buen fin de las tareas a desarrollar. 

Además, todos los expertos definen la formación como un factor catalizador de las capacidad productiva de un empleado. 

En este contexto, las empresas de Ourense requieren de nuevo personal con nuevas especificaciones formativas. Demandas laborales que no siempre se cubren por parte de los desempleados. El periódico La Región ha recogido en varias ocasiones las demandas de los empresarios no cubiertas por parte del mercado laboral. “Esa discordancia entre la oferta de empleo y la cualificación de los candidatos está provocando un peligroso cuello de botella” contaba este medio. 

Esta peligrosidad procede de la imposibilidad para crecer en la capacidad productiva que provoca  a su vez una pérdida de competitividad  y exige una “lucha” entre las empresas del mismo sector para conseguir perfiles profesionales. 

Este problema es común a empresas de sectores estratégicos de la economía Ourensana. Compañías vinculadas a sectores como la sociedad de la información y el marketing digital, a la fabricación textil, industria especializada o auxiliares de la automoción tienen dificultades para contratar.

La Confederación de empresarios de la provincia ponía encima de la mesa el problema e indicaba que solo en la manipulación del plástico, el sector podría tener problemas para cubrir su oferta de empleo presente y futuro.

Estamos hablando de un sector con más de 1.000 empleos en la provincia y vinculado a perfiles de compañías que desarrollan su actividad en sectores altamente competitivos como la automoción, o la aeronáutica. 

Tener problemas a la hora de captar empleados puede ser un factor que condicione las decisiones futuras de expansión de estas empresas en la provincia, y a la vez pueden ser un factor que afecte y determine decisiones de externalización de dichas empresas.

Por lo tanto el desarrollo de un tejido adecuado de oferta formativa es vital para la mejora económica provincial. 

La respuesta del mercado ha sido un nuevo desarrollo de la formación profesional. Al inicio de la crisis, curso 2008/2009, el alumnado del FP en Galicia alcanzaba la cifra de 34.746 alumnos matriculados. En el último curso, 2017/2018, se pasó a 51.000, es decir, cerca de un 47% más. 

Estos datos son reflejo de una nueva realidad: la aceptación de la FP como un camino seguro hacia el empleo. Esta cuestión es una realidad refrendada por los datos.  El 70% de los graduados en Formación Profesional que trabaja en oficios relacionados con su formación encontró un empleo en menos de 30 días después de lograr su título, según datos del Servicio Público de Empleo Estatal.

Además del éxito formativo y de empleabilidad, la formación profesional está adquiriendo cada vez más prestigio y legitimidad social.

Este éxito social implica atraer nuevas inversiones públicas y privadas al sector. 

Algunos ejemplos, la Xunta de Galicia promueve el primer Campus de FP a nivel nacional que está ya desarrollándose en Vigo; un proyecto que incluye una red de trabajo entre los 16 centros de la comarca y la construcción del centro FP Hub, que actuará como corazón del campus.

Además, los centros demuestran cada vez más, agilidad para atender a los sectores de los 146 títulos de formación profesional que se impartieron en el último curso, la tercera parte (49) no existían en el curso 2008/09. Entre los ciclos que se fueron creando destacan algunos de marcado carácter tecnológico, como CM instalaciones de telecomunicaciones, CS animación 3D, juegos y entornos interactivos o CS desarrollo de aplicaciones web; y otros que buscan dar un salto de calidad a sectores estratégicos como producción agroecológica, CS paisajismo y medio rural, CS energías renovables o CS vitivinicultura.

Paralelamente, e importado del modelo alemán, se está implantado la modalidad de la formación dual. 

Un método formativo donde se comparte la formación teórica con la formación práctica en las propias empresas de los sectores objetivo de la empleabilidad.

En concreto, se han desarrollado 46 cursos formativos de FP dual en Galicia, 3 de ellos en Ourense.

Proyectos educativos que se desarrollan para crear sinergias con el sector empresarial. Por ejemplo la empresa Unvi forma personal para su proceso productivo altamente especializado. En total, la oferta en la provincia es de seis empresas implicadas en la formación dual.

Formar debe ser la apuesta decidida de cualquier sociedad pero esta debe ser flexible para el futuro. Crear mano de obra especializada para los sectores estratégicos es un elemento clave para el futuro.