CREANDO MARCA

Galicia espera un buen verano que estimulará la competitividad turística

Hotelería, hostelería, restauración, transporte de viajeros o comercio, entre otros, son sectores que pueden verse beneficiados por las previsiones de un buen verano turístico tanto en la provincia como en el resto de Galicia. Las cifras oficiales adelantan un notable crecimiento sobre los ejercicios anteriores. El Plan Xacobeo, por ejemplo, define una estrategia que persigue alcanzar los seis millones de visitantes en el Año Santo del 2021. 

Turistas en Ourense.
Turistas en Ourense.
Galicia espera un buen verano que estimulará la competitividad turística

Galicia apuesta por un crecimiento constante en la cifra de turistas, hasta al menos, el año 2021, al calor de la marca del Xacobeo y la tradición del camino de peregrinaciones.  Las previsiones hablan de un año para Galicia, todavía de crecimiento de las tasas turísticas, que contrasta con las previsiones nacionales, donde el ministerio habla de unos números próximos al año anterior pero que no superaran el récord absoluto del 2017, con casi 82 millones de turistas extranjeros, y con una cifra de recepción estival de más de 38,2 millones. 

Son cifras importantes, pero representantes del sector adelantan que no serán superadas en este año por el resurgir de destinos del Mediterráneo como Grecia, Turquía, Egipto o Túnez, y porque todavía se percibe una debilidad de la demanda nacional, que no acaba de dar el tirón para sustituir al perfil extranjero.  

Los últimos datos publicados referidos al turismo por parte del INE indican esa tendencia al crecimiento.

En los cuatro primeros meses del año, la cifra de pernoctaciones en Galicia alcanza un volumen de 897.657 visitantes. Eso sí, con una ligera reducción del turismo procedente de los mercados exteriores.   

Aunque se confía, a lo largo del año, en superar los valores de los años anteriores, de más de 4,9 millones de pernoctaciones en la oferta de camas de la comunidad de Galicia y con un volumen de negocio que alcanzó al 11% del PIB. 

Los motivos para venir a Galicia esgrimidos por los visitantes son el paisaje, la gastronomía o el enoturismo. Además se valora también el turismo cultural o religioso, motivado sobre todo por el Camino de Santiago y las distintas riquezas arquitectónicas e históricas del territorio.  A lo que se debe añadir que la meteorología es  más bonancible que en otros muchos lugares de España, sobre todo centro y sur.

Para el Clúster de Turismo, el año 2017 ha sido excepcional para la comunidad y los datos del INE así lo ponen de manifiesto.  Dichas cifras nos indican que durante el ejercicio del 2017, Galicia recibió más de 4,9 millones de viajeros, un 3% mas que el año 2016,  que realizaron más de 10,2 millones de pernoctaciones, un 5,6% más en comparación con el año anterior. 


PREVISIÓN


Ante dichos datos, y ante la evolución del contexto a nivel nacional e internacional, los representantes del sector empresarial en Galicia auguran un incremento en el interanual de un  3% en las cifras de ventas de los productos turísticos del territorio. Con esta previsión Galicia batiría su propio récord de llegada de turistas alcanzado el año pasado, en especial por la subida prevista de los turistas extranjeros.

Las previsiones del Centro de Estudios del BBVA inciden en una previsión positiva del mercado turístico para este año 2018: “la capacidad de crecimiento del sector turístico es aún amplia en Galicia y no se ha agotado del todo; por contra, en España alcanza niveles cercanos a la saturación en algunas de las regiones más turísticas (como Baleares”.

Además, el estudio sobre la situación en Galicia 2018, de dicho centro de análisis, nos indica por donde debe ir la tendencia de futuro del sector gallego:  “Es necesario trabajar para fidelizar a los visitantes extranjeros que puedan ser temporales” y además apunta a reforzar el mercado nacional, de donde procede el 70% de las cifras de ocupación gallegas. Un dato más: dentro de los niveles de precios en España, los de la comunidad gallega son de los que muestran un menor nivel de crecimiento, motivo adecuado para competir en un mercado nacional, que no acaba de superar las secuelas de la crisis mundial.

Un indicador clásico de la evolución del año turístico es el número de peregrinos que llegan a Santiago. Según los datos facilitados por la Oficina del Peregrino, en los primeros cuatro meses  del año más de 75.000 personas han  completado el viaje y han obtenido la acreditación.

Son cifras cercanas al año anterior, 2017, que superaba por primera vez los 300.000 peregrinos, alcanzando un nuevo record. Además, debemos tener en cuenta ya los buenos resultados de la Semana Santa, que a pesar de afrontar una situación meteorológica adversa, el sector reporta unos datos positivos con un rango de ocupación media a nivel gallego que se situaría en la horquilla de entre el 65% y el 80% del total de las plazas ofertadas. 

"La nota más positiva en esta Semana Santa marcada por la climatología adversa la han generado Ourense, Ferrol y la Mariña Lucence (especialmente Ribadeo) donde las ocupaciones han llegado al 90%, gracias al turismo religioso, termal y de nieve” indica la Secretaria de turismo de la Xunta de Galicia al valorar los datos de la Semana Santa 2018.

Estos indicadores nos aportan varias lecciones  sobre el turismo en Ourense: adquiere potencial competitivo a nivel territorial fuera de la competencia del sol, con una oferta muy variada que refuerza su posición, la puesta en valor del recurso patrimonial especialmente religioso, pero también el civil, unido a la oferta gastronómica y a un paisaje único que puede ser admirable todo el año.  Esperemos que nuestros valores ambientales y culturales sean un motor de atracción turística en este periodo estival para que la provincia adquiera más peso como destino.