ENTREVISTA

José Ignacio Vidal, gerente de Cosaga: "La sanidad privada es más rápida"

José Ignacio Vidal es uno de los fundadores, en 1985, de Cooperativa Sanitaria Gallega (Cosaga) y, además, es su gerente. La clínica es una referencia en la medicina privada, con un crecimiento notable y con la vocación de seguir destinando a inversiones todos los excedentes de la cooperativa

 

José Ignacio Vidal
José Ignacio Vidal
José Ignacio Vidal, gerente de Cosaga: "La sanidad privada es más rápida"

José Ignacio Vidal es uno de los fundadores, en 1985, de Cooperativa Sanitaria Gallega (Cosaga) y, además, es su gerente. La clínica es una referencia en la medicina privada, con un crecimiento notable y con la vocación de seguir destinando a inversiones todos los excedentes de la cooperativa. Defiende la colaboración entre sanidad pública y privada y no descarta fusiones o alianzas para crecer, solo para crecer, y mejorar los actuales servicios. Mientras, la vocación sigue siendo calidad y rapidez de respuesta.

¿Cómo compite una clínica privada con hospitales públicos con prestaciones y servicios muy importantes?  

La primera decisión que toma una persona para acudir a la sanidad privada es por la rapidez en la prestación del servicio. La sanidad pública tiene unos mecanismos de respuesta mucho más lentos. Una persona que tiene una patología, cuando va a su médico de cabecera este le pide una interconsulta, pruebas, etcétera y a lo mejor se tarda en diagnosticar un problema. Cuando va a la sanidad privada se resuelve todo de forma más rápida. Lo que puede ser meses en el sector público, pueden ser días en el privado. A partir de ahí entran otras cuestiones, como tener unos recursos humanos de gran nivel y que tengan unos medios importantes. Por lo tanto, primero rapidez, luego hacer las cosas bien. 

¿Competencia o complementariedad con la medicina pública?  

Creo que complementariedad. Es verdad que el sistema público, que es el que tiene la obligación de dar asistencia a los ciudadanos, cuenta cada vez con más recursos. En estos momentos el envejecimiento de la población, por ejemplo, hace que los recursos que se requieren para ser atendidos sean mucho mayores. Llega un momento que corre más el gasto que el ingreso y a la hora de hacer los presupuestos seguro que lo pasan mal los gestores públicos. Cada vez la sanidad se lleva más recursos y en España el 5% de la población está consumiendo alrededor del 70% de lo que se gasta en sanidad. Es decir, muy poca gente está consumiendo mucho.

¿Entiende un gestor de la sanidad privada los problemas de un gestor de la pública?  

Sí, yo lo comprendo. Siempre he tenido muy buena relación con ellos y entiendo sus preocupaciones. Yo no he trabajado nunca en el sector público y reconozco que a veces me desespera la rigidez de movimientos, de procedimientos de la pública. Reconozco que yo duraría poco allí porque me echarían a los pocos días o me iría. En asistencia sanitaria tardar en tomar una decisión, que a veces depende del sistema más que de ti, es muy problemático, incluso se podría decir que podría ponerse en peligro la vida de una persona. 

¿Es un buen sistema la medicina concertada público-privada?  

Cosaga es el único centro concertado en la provincia. La relación es buena y se da la circunstancia que las tarifas más bajas de Galicia en actividad concertada, sobre todo en lista de espera quirúrgica, las tenemos en Ourense. Los presupuestos más bajos, también. A pesar de eso hacemos mucha actividad y de los más de 4.000 pacientes que pasaron por aquí el año pasado, la mitad eran del Sergas, aunque el peso en facturación es menor que en número de intervenciones. Yo creo que es bueno para el conjunto de la sanidad este tipo de colaboración. A nosotros nos mantiene la actividad y a la sanidad le permite reducir sus listas de espera. 

¿Cómo se gestionan recursos humanos duplicados? Hay profesionales que lo mismo trabajan en la pública que en la privada.  

Hay una ley de 1984 que define las incompatibilidades que en temas sanitarios tuvo mucho sentido porque había médicos que eran jefes de servicio de varias instituciones públicas, cobrando de varias instituciones públicas. La situación actual no tiene que ver con la que motivó esa ley. La paradoja es que según en que comunidad autónoma cada uno le da una u otra interpretación. Yo creo que tiene que haber unas reglas de juego claras para los profesionales que trabajen en la pública y en la privada. Una vez establecidas, por qué un trabajador que sale del hospital público se va a jugar al golf y otro quiere o necesita ir a trabajar por la tarde se le retira 800 euros de complemento específico. Si te vas a la comunidad de Madrid a ese médico no se le descuenta nada. No parece normal que estas cosas pasen en el mismo país. También hay políticos en el Parlamento que siguen ejerciendo de abogados u otras profesiones.

¿Cosaga es negocio?  

Si no fuese no existiría. 

¿Qué porcentaje de sus recursos dedica a la modernización?  

Todo el excedente. Este año tenemos previsto una resonancia magnética que nos supone un millón y medio de euros. Luego también tenemos otras inversiones como alguna mesa de quirófano que nos supone una inversión de 40.000 euros. Pocos hospitales de nuestro tamaño van a tener dos resonancias cerradas. 

¿Han pensado en hacer un gran edificio para concentrar todos los servicios?  

Uno de los problemas es que estamos en el centro y eso es una ventaja para consultas pero no para hospitalización. Eso nos impide crecer, de ahí que hayamos pensando en hacer un centro en las afueras pero ahí ya chocamos con la realidad financiera. La gran revolución es por la enterada de grandes grupos hospitalarios privados. Nosotros solos no tenemos capacidad para irnos a algo más grande. 

¿Serían descartables las fusiones?  

No. Todo lo que sea unirse y hacer cosas más grandes es bueno. Alguna propuesta hay pero no las veo muy factibles. Vienen de empresas de fuera y el peso economicista lo puede casi todo. Yo valoro otras cosas, que hemos creado esta empresa con esfuerzo e ilusión, otras cuestiones que pesan más allá de lo economicista. 

¿Cuántas veces quisieron comprar Cosaga? 

Últimamente, dos. 

¿Cuándo será la buena? 

Cuando los socios tengamos claro que es para mantenerse y crecer y no para otra cosa, no solamente para negociar.