LAS CUENTAS CLARAS

El minifundismo, uno de los problemas para dar valor y rentabilidad al campo

El sector primario en la provincia acusa graves síntomas de abandono de la actividad pese a que la actividad es rentable

El minifundismo, uno de los problemas para dar valor y rentabilidad al campo

El sector primario en la provincia mantiene síntomas de agotamiento, pero hay algunos datos para la ilusión, aunque leves. Hay una pregunta que queda en el aire: ¿Está llegando gente al campo para ponerlo en producción? Son múltiples los problemas a vencer y muchos los años hasta que la tendencia que se ha visto agravada durante décadas se corrija de un día para otro. El espacio Las Cuentas Claras de Telemiño aborda estas claves y lo hace contando con la opinión de Xosé Carballido, técnico de Medio Rural. Carballido se centra en varios apartados: estructura de la propiedad de la tierra, rejuvenecimiento de la actividad, sectores que pueden generar actividad económica o también el fenómeno de la agricultura a tiempo parcial como complemento a las rentas habituales del trabajo. Carballido ve algunas referencias positivas en materia de recuperación, aunque se muestra moderadamente optimista. Recuerda que Ourense es la provincia gallega más abandonada en términos de producción agraria, pero hay algunos atisbos de esperanza en algunos sectores que pueden complementar producciones de por sí interesantes en la provincia como la patata y el cereal de A Limia o la viticultura de las cuatro denominaciones de origen de la provincia. Además de Coren, verdadero tractor de la actividad primaria no solo en Ourense, Xosé Carballido indica en el programa otros ejemplos interesantes. En cuanto al abordaje del minifundismo, este experto razona que uno de los problemas que tiene el campo ourensano es la microparcelación, la estructura de la propiedad y aboga por potenciar el modelo asociativo, una práctica que se ha llevado a cabo, por ejemplo, en la Denominación de Oigen de Monterrei, la más joven de Galicia.