CON PRIMA DE RIESGO

En un mundo cada vez más globalizado el futuro pasa por la unidad de acción con el vecino

La colaboración entre territorios cercanos es clave para desarrollar sus potencialidades

En un mundo cada vez más globalizado el futuro pasa por la unidad de acción con el vecino

Vivimos en un mundo donde el contexto económico cambia cada vez más rápido y cada vez más profundamente. Sucesos como el Brexit o los recientes movimientos políticos en Estados Unidos o la cercanía de las próximas elecciones europeas, nos enseñan que en la actual economía nunca se sabe quién es tu amigo ni quien será tu próximo enemigo (que se lo pregunten a México). En este contexto, que espero que no nos lleve a pensamientos feudales de autarquía y de cruzadas, la colaboración con el vecino adquiere un papel relevante.

Las tendencias nos demuestran que el ganador debe ser cada vez más grande y más competitivo. Por ello, el proyecto europeo, a pesar de sus inquietudes, ha sido capaz de crear un espacio económico de gran potencial frente a las otras grandes potencias. Además recordemos que EEUU, como su nombre indica,  no deja de ser un conjunto de estados que se han unido para ser relevantes en el escenario mundial. 

Con esta elección aprendida, hoy discutiremos de las potencialidades de ciertas sinergias quizá más sencillas que la “parafernalia” que sustenta el proyecto europeo. Como puede ser el caso de la colaboración entre territorios vecinos, caso de Ourense y Pontevedra, territorios cuya separación es una mera barrera administrativa, y no idiomática, de país, o de cultura, como podemos ver en otros casos exitosos. 

La relación viene de tiempo atrás, como ejemplo los vinculos  entre Cea y Marín y que ha dado como resultado la fama del pulpo al territorio de Carballiño. O el caso de las exportaciones de vacuno ourensanas de principio de siglo desde el puerto de Vigo a Argentina. Actualmente es un espacio económico conjunto de gran interés como lo demuestran algunos datos. Somos líderes nacionales en producción de granito, sobre todo en Pontevedra pero que si le unimos la pizarra ourensana, el liderazgo del sur de Galicia es indiscutible en la producción de metales no energéticos a nivel nacional y europeo.

Otro buen ejemplo es el complejo agroindustrial del territorio conjunto, caso de la pesca con el liderazgo europeo de los puertos de Pontevedra alimentando una de las mayores lonjas de pescado de Europa, o la producción ganadera de carne de cerdo o de aves de Ourense, que coloca al territorio entre los líderes de producción a nivel de Europa. 

SECTOR DE LA AUTOMOCIÓN

Pero un sector referente del sur de Galicia es, sin duda, el de la auxiliar de automoción, donde se puede ver el proceso de sinergias. El subsector aglutina el grueso de su presencia en Galicia en las provincias del sur, que en conjunto son capaces de crear más de 21.000 empleos directos, y otros cerca de 9.000 indirectos. Son poco más de 100 empresas pero son capaces de facturar el 14% del PIB de Galicia. Recordar que la suma de Ourense y Pontevedra alcanza la cifra del 41% del PIB de Galicia con algo más de 23.000 millones de euros. A ello debemos sumar las potencialidades de sectores en desarrollo, como la industria aeronáutica o del campo  TIC.

Los nexos de unión son indiscutibles, además de compartir una universidad, la de Vigo, que es la número 46 del ránking de universidades españolas y se encuentra entre las 400 mejores del mundo en el campo de la ingeniería. Compartimos un puerto estratégico, el mayor pesquero de Europa, unido a un aeropuerto en alza de movimiento de pasajeros y destinos, así como compartiremos una red de AVE (si Dios quiere y Rajoy lo permite). 

Pero las colaboraciones para que funcionen, deben producirse bajo la filosofía de que las dos partes ganan. Hasta ahora los datos marcan un desequilibrio de la balanza hacia el más potente. Unos 35.000 ourensanos residen en la provincia de Pontevedra con censo en Ourense. Y el flujo de inversiones  y capitales es notorio que fluye de inversores ourensanos a inversiones en Pontevedra. 

Evidentemente la balanza cae del lado de Vigo, y en general de Pontevedra, por su potencial de crecimiento y sus cifras de población y de empresas, que facilitan el poder de venta. Pero quizá la mayor diferencia se determina en los sueldos vía convenios y la renta disponible de las familias. La pregunta que todos debemos hacernos es como el paso de la Cañiza puede mostrar estas cifras de diferencia. 

En general, las dos provincias deben están llamadas a cooperar para luchar por la atracción de inversiones extranjeras, campo en que el conjunto del territorio está perdiendo la partida. Esta colaboración debe ser equitativa pero a la vez inteligente, uniendo la capacidad productiva y de internacionalización de una, a la disponibilidad de mano de obra y disponibilidad de territorio de desarrollo de la otra, y debe unir la capacidad de atrevimiento emprendedor de una con el esfuerzo ahorrador de la otra, en un espacio que en nada debe envidiar a vecinos cercanos y lejanos.