CON PRIMA DE RIESGO

La Navidad, ese gran periodo de ventas, créditos para consumir y empleo parcial

La economía gallega espera vender un 2% más a lo largo de la presente campaña

La Navidad, ese gran periodo de ventas, créditos para consumir y empleo parcial

La Navidad siempre es una buena época para que los problemas familiares o personales se puedan afrontar y se busque una solución desde la buena voluntad. Además, es la época donde deseamos (o nos sentimos obligados) de realizar algún regalo a familiares, amigos u otros allegados. Incluso es el periodo donde el “Jefe/a” se rasca el bolsillo y alguna cena o cesta de Navidad cae por estas fechas.

Todas las tradiciones tienen un efecto económico “brutal”, en forma de crecimiento del consumo y de la creación de empleo. Los datos hablan por sí solos: se esperan mas de 20.000 empleos  nuevos para la campaña en Galicia y cerca de 400.000 contratos más para el conjunto de España, cifra necesaria para terminar el año en unos 600.000 empleos, dato defendido por el presidente del Gobierno.  

La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) han anunciado que crearán 23.300 empleos esta Navidad, un 6% más respecto al año anterior. Pero será, una vez más, el comercio el que tire del motor con una previsión de 30.000 empleos nuevos, según la a Confederación Española de Comercio. Estos son algunos ejemplos de la lluvia de empleos provocados por estas fiestas. 

La verdad es que las grandes compañías de distribución ya llevan tiempo preparando la campaña. El Corte Inglés, el mayor grupo de distribución de España, con el permiso de Amazon, ha firmado el mayor crédito al consumo acordado  en España, 2.000 millones de euros preparados para financiar a las familias en sus compras. Como este caso, todos los demás, ha preparado un refuerzo financiero para ayudar a las ventas con la financiación. También en casi todos los sectores que pueden vender algo más en Navidad, actividades que abarcan a la mayor parte de la economía de Galicia. 

LA VENTA ON LINE ARRASA
Pero estas navidades se prevé que el gran campeón sea el mercado electrónico, capitaneado ya en España, y con el permiso de las grandes plataformas chinas, sea Amazon, marca con apenas seis años en el mercado nacional pero que ya es la gran protagonista del sector.  La compañía ha anunciado que reforzarán sus plantillas con más de 2.700 personas durante estas fiestas en su red española de centros logísticos.

La distribución es el otro gran beneficiario. Seur, empresa de transporte, ha anunciado que va a reforzar su plantilla con más de 2.300 empleados para cubrir la demanda de cara a la campaña de Navidad y las rebajas, ya que espera un incremento de volúmenes de entre el 20% y el 25% respecto a un día normal.
Todo este incremento se produce por un efecto: estamos más predispuestos a abrir la cartera. La Navidad, quizá por los villancicos, las costumbres o la lluvia incesante de publicidad, nos lleva a incrementar los gastos habituales y a lanzarnos al consumo “desenfrenado”. El consumidor, tras la crisis, es un mejor gestor de sus recursos o al menos es más consciente de lo que puede o no asumir, y en este sentido los datos explican que somos grandes “gastadores” en Navidad, pero que para ello llevamos ahorrando los meses anteriores donde el dato de ventas ha caído o ha crecido menos que la media del año.

El motivo, pues, parece obvio, ahorrar para la “locura del consumo” del periodo navideño.

El incremento medio esperado en España, es de un 2%. Eso sí, nuestro modo de comprar ha cambiado. Ya no lo hacemos a última hora, sino que las recientes modas americanas incorporadas a nuestra cultura provoca que la campaña de Navidad empiece casi en octubre hasta diciembre. Eso sí, si el bolsillo lo resiste a pesar de las ofertas y descuentos como modo de atracción. 

Otro cambio de importancia es que al calcular más la compras y al hacerlo con más margen de tiempo comparamos más (sabio acto) y además lo hacemos en más canales, (comercio tradicional, grandes distribuciones o venta por internet). En este sentido, el gran damnificado es el comercio local que no puede competir con grandes descuentos de las grandes distribuidoras. Ya desde los años de la recuperación económica el sector  del comercio minorista ve como su fuelle va perdiendo en ventas en beneficio de la venta electrónica, y comercio mayorista y sus ventas incluso en Navidad están en reducción.

La verdad es que soy un gran creyente del “Homo economicus inteligente”, que es capaz de elegir dónde comprar, cuándo, cómo, y al mejor precio, pero en esta ocasión debo compartir con ustedes una reflexión: ¿Se imaginan la Navidad sin comercio minorista? ¿Cómo de tristes estarían las calles, cómo de pobres serían las luces de Navidad, lo oscuro que estarían las calles y dónde compraría ese regalo de última hora que le salvara de un aprieto en la mesa de Navidad? Sin más, les deseo Felices Fiestas de consumo responsable.