ECONOMÍA CIUDADANA

La nueva inspección de la ITV prevé más control sobre las emisiones y seguridad

Entre los cambios se incluyen una mayor flexibilidad a la hora de pasar la ITV del vehículo. Hasta la fecha tenía que ser en el día exacto de revalida de la inspección en relación al año anterior

La nueva inspección de la ITV prevé más control sobre las emisiones y seguridad

El trámite obligado pero a la vez necesario de la ITV está en proceso de cambios, ya que recientemente ha entrado en vigor el nuevo reglamento europeo que rige este tipo de dotaciones. La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un trámite esencial para prevenir posibles problemas mecánicos que puedan poner en riesgo la seguridad de los conductores. Al menos así consta en la teoría.

Estas modificaciones fueron aprobadas y publicadas en el BOE del  ocho de noviembre del año pasado y ha entrado vigor, tras el periodo de adaptación, el día 20 de mayo. Las principales modificaciones se centran en aumentar la seguridad del conductor vía control del vehículo. 

Entre los cambios se incluyen una mayor flexibilidad a la hora de pasar la ITV del vehículo. Hasta la fecha tenía que ser en el día exacto de revalida de la inspección en relación al año anterior. 

Ahora el usuario podrá adelantar un mes la revisión para adaptase a sus necesidades u obligaciones, pero el pasar un mes antes de la fecha de vencimiento no cambia la fecha de tal vencimiento en el año siguiente. 

De esta manera no se penaliza, con menor periodo de inspección, a las revisiones realizadas con antelación. Esta decisión permite facilitar y flexibilizar el cumplimiento de la obligación de la inspección técnica de vehículos.

Uno de los cambios principales tiene como fin el control de las emisiones de gases de los vehículos y en especial de la vigilancia de las centralitas de los mismos para evitar que ocurran engaños como en el pasado reciente dentro de la industria de automoción. Las distintas sedes de la ITV se han equipado con dispositivos de lectura específicos para poder realizar diagnósticos de lectura de los sistemas de control de a bordo de los distintos modelos de vehículos.  

Este diagnóstico tiene como fin el control del estado de los elementos electrónicos de seguridad. Pero, sobre todo, el objetivo de este nuevo cambio legislativo es el control de los sistemas de gestión  de emisiones de gases, como el nitrógeno (NOx) con el fin de que no vuelvan a ocurrir las situaciones ilegales del pasado reciente. 

También en dicho control, se usará para identificar programas inadecuados, de gestión de las potencias o del par de los motores, entre otros.

Además se valorará la identificación de software malicioso y peligroso para los conductores. La edad de los vehículos para convertirse en históricos pasa a partir de ahora de 25 a 30 años. La categoría de histórico permite una serie de ventajas que se retrasa cinco años más.  Otro cambio de orden, que era una exigencia histórica, es que en España se reconocen los certificados emitidos a nivel europeo. Antes era obligatorio pasar la ITV al llegar a España, ahora ese proceso no es necesario para vehículos ordinarios. 

La nueva norma también recoge nuevas exigencias en la cualificación del personal de la ITV y en el tipo de perfil a contratar. Por último, una curiosidad: la norma facilita la libre elección de la estación de ITV cuando el resultado sea desfavorable o negativo. Hasta ahora, era obligatorio presentarse a la nueva inspección en la misma estación.