ÁGORA ECONÓMICA

Proyecciones de largo plazo para entender el presente

China e India compiten por la hegemonía mundial y rivalizan por obtener el apoyo de Indonesia, que acaba de consolidarse en el cuarto puesto de las economías mundiales, dejando muy atrás a Alemania y Japón. Europa presenta una estructura económica en reconversión tras varias décadas orientada a servicios especializados en la tercera edad y en la península ibérica por primera vez Portugal alcanza niveles de vida por encima de su vecina España.

Proyecciones de largo plazo para entender el presente

Este podría ser un resumen de noticias que por supuesto es ficción, pero que podría corresponderse con un escenario plausible si se cumplen los escenarios de largo plazo recientemente publicados por los servicios de estudios de la OCDE  en su informe The Long View: Scenarios for the World Economy to 2060.

Las proyecciones a muy largo plazo sirven, no tanto para hacer profecías, como sí para situarnos en los problemas y tendencias del presente. En el caso de los informes de la OCDE, pretenden también valorar el impacto de reformas y políticas económicas en diferentes escenarios comparados sobre una tendencia central.


MENOR CRECIMIENTO A LARGO PLAZO 


Así, más allá de que determinados países puedan aplicar reformas en educación, gobernanza, competencia, apertura comercial, etc. que alteren sustancialmente su nivel de vida y la productividad en un horizonte de largo plazo, hay unas tendencias globales que a día de hoy parecen inexorables. Una de ellas es la progresiva ralentización del crecimiento mundial en las próximas décadas. Así, en la inercia de referencia en el estudio, la renta per cápita de los países de la OCDE mejorará entre 1.5% y 2% de media anual durante los próximos 40 años. Los  BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, sumando también Indonesia a este grupo), por su parte, mantendrán tasas de crecimiento comparativamente altas en la próxima década para dar paso después a una progresiva ralentización, pasando de un 6% inicial de media a tan solo un 2% a medida que el calendario se acerque a 2060, aunque también es interesante señalar las grandes oportunidades que este informe otorga a los BRICS en el caso de mejorar la gobernanza y el nivel  educativo, tal que en el supuesto de un escenario en el que ambos factores alcanzarán el nivel promedio de la OCDE para 2060, el nivel de vida sería de 30% a 50% más alto que el proyectado en el escenario de referencia. En todo caso, no cabe duda que el epicentro económico estará en Asia y que, según el informe, más de un 50% del crecimiento del PIB en 2060 será explicado por India y China.


IMPACTO DEL PROTECCIONISMO 


Una de las  hipótesis que podría alterar este escenario para mal sería la constatación de un mayor proteccionismo. Según este informe, una espiral proteccionista que devolviese los aranceles a los niveles 1990, tendría un impacto muy negativo sobre la economía mundial. Con este supuesto calcula una reducción en torno al 15% del nivel de vida a largo plazo. El impacto sería mayor en un principio para las actuales economías emergentes. Así, el repliegue proteccionista podría afectar gravemente a la India, que vería reducir más de un 25% su nivel de vida. Dicho porcentaje de descenso superaría el 15% en el caso de China y tendría también un impacto por encima de los dos dígitos en muchos países de Asia y Oceanía. El informe resalta que este sería un criterio de mínimos que podría ampliarse si se tienen en cuenta los efectos negativos del proteccionismo más allá de la oferta, en términos de confianza e inversiones.  


EL FACTOR DEMOGRÁFICO       


En muchos países avanzados, el fenómeno del envejecimiento será clave para explicar su potencial de crecimiento. En este sentido, España será el país de la OCDE donde menos aumentará el nivel de vida en términos globales hasta 2060 por este motivo. En concreto, la renta per cápita en España aumentará en un 54,11% en el horizonte de 2060, muy por debajo del 68,97% de media en los países miembros de la OCDE. Por debajo del 60% de incremento también se situarán Canadá, Italia, Estados Unidos, Grecia, Suiza y Finlandia, todos ellos con una clara perspectiva de envejecimiento poblacional. En el otro extremo se sitúan Turquía, con un crecimiento acumulado en el periodo superior al 100% y otro países con tasas superiores al 80% como Eslovaquia, Irlanda , República Checa, Letonia o Portugal en lo que refiere a Europa o México y Colombia, en Latinoamérica. Fuera de la OCDE, Rusia también frenará su crecimiento por causas demográficas entre otros factores estructurales, pero en la mayoría de economías emergentes el incremento del nivel de vida será significativo hasta 2060, en particular en la India (163,82%) y en China (113,76%).

Adivinar el futuro con tanta antelación es imposible, máxime cuando los datos se basan en acumulación de factores y expectativas de productividad que pueden cambiar mucho, por no hacer referencia a las crisis y factores extraordinarios que seguro acontecerán en los próximos 40 años, pero sin duda este tipo de informes pueden favorecer el análisis de lo que es más conveniente hacer ahora para conocer los retos que permiten posicionarse mejor de cara al futuro.