EL INVERSOR INTELIGENTE

Riesgos de valoración: lo que va de Tesla a BMW

La posibilidad de valorar un negocio no depende tanto de la habilidad de quien lo calcula o del método empleado sino más bien de la previsibilidad y estabilidad de los flujos de efectivo que tendrá la empresa en el futuro.

Riesgos de valoración: lo que va de Tesla a BMW

En los últimos tiempos, a raíz del lanzamiento del Tesla Model 3, muchos inversores se han mostrado interesados e incluso han comprado acciones de la empresa. Si comparásemos las distintas empresas con diferentes tipos de profesiones, tendríamos un amplio rango que podríamosclasificar en distintos grupos, entre los cuales se encontrarían, por ejemplo, actores o deportistas de élite, profesiones bien remuneradas como un médico o un dentista y otras muy seguras como un puesto de funcionario, entre otras muchas. 

La posibilidad de valorar un negocio no depende tanto de la habilidad de quien lo calcula o del método empleado sino más bien de la previsibilidad y estabilidad de los flujos de efectivo que tendrá la empresa en el futuro. Por ejemplo, si tratamos de estimar cuanto ganará un funcionario de determinada categoría durante toda su vida laboral, podemos calcularlo con una certeza casi absoluta. En el caso de un médico la valoración contendría un mayor porcentaje de incertidumbre, ya que en función de cómo se desarrolle su carrera los ingresos serán más o menos mayores. 

Por último, un buen deportista o buen un actor pueden tanto convertirse en multimillonarios o quedar en el olvido, pero si tratamos de valorar sus ingresos totales a lo largo de su vida tenemos unas elevadísimas posibilidades de equivocarnos y dependerá más de la suerte que de nuestra pericia el acertar con el valor correcto. Tesla en este momento podríamos equipararlo con una profesión de este último grupo profesional. Si bien es cierto que ha despuntado en el lanzamiento de un buen modelo de coche eléctrico que ha acaparado la atención de los usuarios, está por demostrar que tiene la capacidad de generación de beneficios que tienen otros fabricantes consolidados en el mercado, los cuales tienen muchísimos más recursos financieros a su disposición, procesos de fabricación consolidados y redes de venta y mantenimiento desarrollados durante muchas décadas. 

El valor actual de mercado de Tesla es de 56.000 millones de dólares. El de BMW, (marca de un segmento equiparable en el cual se posiciona Tesla) es de 54.000 millones. Tesla ha vendido en el año 2016 la cantidad de 76.000 vehículos en todo el mundo. BMW 2.367.000 unidades, el 3.100%  más, en el mismo período, de los cuales 62.000 han sido eléctricos, casi la misma cantidad. Por tanto el mercado está suponiendo que en los próximos años Tesla como mínimo igualará a BMW en ventas suponiendo además que igualará la rentabilidad de cada venta, sabiendo que BMW es una de las marcas más rentables. Pero, ¿qué pasaría si efectivamente Tesla se convierte realmente revolucionaria marca capaz de igualar a BMW en ventas, cuota de mercado y rentabilidad?: pues que los accionistas que compren a precios actuales no ganarían absolutamente nada, porque por esos resultados es lo que están pagando actualmente. 

Si finalmente no consigue igualar a la actualmente más rentable marca de automóviles del mercado y alcanzar los aún así unos impresionantes resultados de ventas que supongan el 70% de las actuales de BMW, sus accionistas perderían un 30% de su inversión. Si las actuales marcas empiezan a plantar una competencia real, para la cual tienen capacidad, las ventas podrían ser todavía menores, y las acciones tener un verdadero descalabro. Usted no cometerá errores de inversión cuando compre empresas estables y rentables (cómo un funcionario o un médico) a un precio justo, sino cuando page precios excesivos por empresas cuyos resultados están por demostrar, y que no tienen la estabilidad adecuada para ser consideradas seguras.