Los salarios del año 2018: la verdadera recuperación empieza ahora con el incremento salarial

Las negociaciones hablan de incrementos de las retribuciones de entre un 2,5 a 3% o incluso superiores

Los salarios del año 2018: la verdadera recuperación empieza ahora con el incremento salarial

Esta semana hemos podido leer en los medios de comunicación los incrementos salariales para el año que viene. Uno de los ejemplos ha sido incremento salarial del convenio de la construcción de A Coruña con un aumento de hasta unos 700 euros año, ya que prevé un efecto retroactivo desde el 1 de enero de 2017. 

Y esa parece la tónica general, el incremento de los sueldos en la totalidad de los sectores. De esta manera se muestra un claro cambio de tendencia en relación a las épocas de crisis. Así se demuestran en los vientos políticos, y para muestra el cambio de actitud en materia de salario mínimo interprofesional, que el año pasado, por los avatares de las negociaciones políticas, se incrementó en un 16% y quedó fijado en 707, 60 euros, lo que equivale a un salario anual de 9.906,40 euros en 14 pagas. 

En el año próximo, donde los entornos políticos volvieron a cambiar, las cifras son más modestas, con un incremento del 4%, dejando el sueldo anual en los 736 euros, y el acumulado anual superará los 10.000 euros. El salario mínimo interprofesional es de especial interés para cerca de 530.000 trabajadores que se beneficiarán de esta medida en el 2018.  

Además de estas cifras, el gobierno y los agentes sociales han acordado los incrementos para el año 2019 y 2020. Ya hacía tiempo que nos faltaba esta foto, la de los acuerdos sociales a tres partes: gobierno, sindicatos, y los representantes de los empresarios (patronal). Esta foto rota por la promulgación de las distintas leyes de reforma laboral, que de forma efectiva han minado la capacidad de negociación de los empleados. 

Pero, en fin, los vientos cambian, como ya mucha gente ha dicho y escrito, pero de este acuerdo se debe revisar la letra pequeña (más bien grande, en este caso), la de la efectiva subida de los salarios y este es un paso en la dirección deseada por todos, la de más sueldo, más consumo (en teoría). La subida para el año 2019 se establece en un  5% hasta los 773 euros al mes (10.819 euros anuales) y la más importante se producirá en el 2020, que será del 10% hasta los 850 euros mensuales (11.901 euros anuales en 14 pagas). 

Eso sí, las futuras subidas vienen con condiciones, ya que la subida del salario mínimo interprofesional en los próximos dos años se marcan con condiciones. 

LOS REQUISITOS

Las subidas estarán siempre condicionadas a que cada año el PIB real crezca por encima del 2,5%, así como un aumento de la afiliación media superior a las 450.000 personas. Decir que estas cifras se cumplen para 2017, pero en 2018 la cosa se complica. Según en Banco Mundial, España crecerá un 2,4% o 2,5%, por lo tanto ya estamos en el límite. 

Para más inri los datos para 2018 del Banco de España, recordemos el organismos regulador de la política monetaria del país con el permiso del BCE, habla en sus previsiones publicadas el pasado 15 de diciembre, o sea “recién horneadas”, de un crecimiento para 2018 de un 2,4% y para el año 2019 la reduce del 2,2% al 2,1%, cifra que mantiene para el año 2020. 

O sea, que el propio organismo del Estado, el Banco de España, ya nos está diciendo que “la cosa se pone chunga”, y además el informe avisa (igual que el de otros reconocidos organismos internacionales) que la crisis catalana, que parece seguir por sus fueros, provocará incluso mayores caídas, según “derive” la “deriva” independentista. 

Además, el órgano bancario también nos indica que el futuro del mercado laboral seguirá en creación de empleo, pero cada vez ese descenso será más moderado. Por tanto, el tema del SMI quizá no esté tan fácil de conseguir como lo augurado el día de la firma.

En general, España ocupa el puesto 15 del ránking en el tema del salario minino por el continente europeo, una cifra, que nos sitúa por encima de Portugal y por encima de Grecia, nuestros compañeros de travesía del desierto a lo largo de la crisis. 

Pero me gustaría llamar su atención en el caso irlandés, cuyo salario mínimo se encuentra en algo más de 1.500 euros, el doble del nacional, y ya ven, no pasa nada, Irlanda crece por encima de  España y su tasa de paro ya la quisiéramos nosotros. Eso sí, su crecimiento, a pesar del asuntillo fiscal, es a medida de sectores TIC con fuerte valor añadido, y esa es la lección que hoy nos dan los datos. Para crecer los sueldos hace falta generar trabajos, empresas y sectores generadores de mayor nivel añadido, capaces de crear empleos específicos y cualificados para competir en mercados mundiales por más de 7.000 millones de clientes.

Sin más, les deseo un feliz año de sueldos generosos y trabajos que le generen valor añadido a su vida pero a la vez le deje disfrutar de sus otros valores añadidos, familia y amigos.