FORO LA REGIÓN

Álex Márquez: "Para ser bueno, un piloto debe perseguir la perfección"

El campeón mundial de Moto2 en 2014 y su mánager, Emilio Alzamora, analizaron pasado y presente del mundo del motor

Suárez Ramilo (izquierda), Álex Márquez (centro) y Emilio Alzamora (derecha), durante el Foro La Región que analizó el pasado y el presente del motociclismo.
Suárez Ramilo (izquierda), Álex Márquez (centro) y Emilio Alzamora (derecha), durante el Foro La Región que analizó el pasado y el presente del motociclismo.
Álex Márquez: "Para ser bueno, un piloto debe perseguir la perfección"

El primer Foro La Región de la temporada empezó dando gas a fondo. El deporte, en general, y las motos, en particular, dieron el banderazo de salida en el Centro Cultural Marcos Varcálcel con la colaboración de la Corporación Hijos de Rivera. Lo hicieron con dos protagonistas ilustres, pasado y presente (futuro también) del motociclismo: Emilio Alzamora y Álex Márquez. El siglo XX y el XXI unidos con el denominador común de los títulos mundiales que hicieron disfrutar a un auditorio lleno de aficionados.

Fue una charla que unió dos épocas diferentes. En la actual, Álex Márquez rememoró sus inicios, en principio, cerca de la moto pero no exactamente encima. "Quería ser mecánico de mi hermano Marc pero era un desastre porque mi padre no me dejaba tocar ni un tornillo. Pero un día, mientras esperaba en una competición pregunté si la moto con la que Marc empezó, no la podía coger yo. Y dejé de ser mecánico".

A partir de ahí, una trayectoria imparable al lado del Team Estrella Galicia 0,0. Desde la promoción hasta el título mundial de Moto2 en 2014. "Es en los inicios cuando tienes que tener el apoyo para llegar. Cuando has llegado, ya es más fácil que te venga apoyar", señaló el piloto de Cervera.

Márquez vive metido de lleno en un entorno que, al igual que sus monturas, no deja de moverse con un ritmo frenético. "Es un mundo en el que todo pasa muy rápido. No puedes festejar o valorar los éxitos. Si te recreas, en la siguiente carrera te pasan diez pilotos. Lo fundamental es tener hambre, mejorar, buscar la perfección, nunca darse por vencido e insistir en batir esa media décima que puede ser clave".

El ilerdense sabe que su impacto es grande, que todo lo que hace dentro y fuera de la pista, tiene influencia. "Es un mundo en el que te sigue mucha gente. Un mal gesto puede perjudicar. Los niños son los que te dan vida, los que te hacen sonreír y hay que saberlo".

Por eso, también el campeón mundial en 2014 tuvo palabras para los más jóvenes. Y para sus padres. "Lo importante es que el niño tiene que pedir ser piloto. Hay padres que quieren hacer a su niño piloto y lo presionan. Eso no".

El futuro cerró su discurso. A la palestra el nombre de Marc. No podía ser de otra forma. "Compartir MotoGP con mi hermano sería un sueño. Pero no me quiero precipitar". Por eso para la próxima temporada prepara ya el asalto a su segundo título mundial de Moto2. Que se preparen sus rivales.


"Las instalaciones son clave para que salgan talentos"


Emilio Alzamora sabe lo que es estar en los dos lados de la "trinchera". Por eso sabe como se forja un campeón. Lo fue primero y descubrió a Marc y Álex Márquez cuando eran unos niños. Y la receta tiene talento y pasión. "La clave es el trabajo y la metodología. El dinero es una consecuencia de la pasión en este deporte. No tiene ningún sentido esa familia que piensa en el dinero cuando empieza a correr. La mayoría de campeones del Mundo son de origen humilde. Si hay una familia acomodada detrás, influye y resta. Pero también en otros aspectos de la vida", afirmó el manager del Team Estrella Galicia 0,0. Preguntado el motivo del éxito de los pilotos catalanes, Alzamora puso el foco en el entorno que los rodea. "Las instalaciones son mu y importantes para que salgan pilotos adelante. En Cataluña se nota, y también el trabajo de las federaciones o las asociaciones. Incluso las condiciones meteorológicas tienen su importancia para que el talento que existe pueda potenciarse".