FORO LA REGIÓN

"Cepeda conoció en su casa a músicos como Manu Chao"

El padre del ourensano es luthier; la guitarra ha estado presente en casa de los Cepeda

Luis Cepeda.
Luis Cepeda.
"Cepeda conoció en su casa a músicos como Manu Chao"

Los hermanos Cepeda, al contrario que Roi y Miriam, han crecido en una casa que sonaba a música. El participante ourensano de Operación Triunfo es sobrino de Alberto Cepeda, que en los setenta formó parte del grupo "Desmadre 75": "Saca el güisqui cheli...", uno de los temas míticos de la banda. Su padre, luthier, invitó a casa a grandes músicos como Manu Chao o los mejores concertistas del mundo, que probaron las guitarras con las que también crecieron Cepeda y su hermana, María. 

La hermana, que vive en México, fue siempre una referencia para el triunfito. De pequeños tocaban la guitarra y de ella, dicen, que es incluso mejor que él. María fue a clase de guitarra, pero Cepeda fue totalmente autodidacta. "Su padre le inculcó el sentido de la música, de toda la vida tocaban la guitarra juntos", cuentan desde su círculo familiar.

"Su hermana está encantada con la experiencia que está viviendo Cepeda tras OT y le apoya mucho. Hablan siempre", explica su tío.

Más vale tarde

Cepeda ha esperado más tiempo por la oportunidad que han tenido los 16 concursantes, ya que es uno de los mayores de la edición, que se presentó al casting con 27 años."Él es muy trabajador, desde siempre. Se fue muy joven de casa y estudió Ingeniería Técnica. Después definió sus aficiones, siendo la música su pasión", confiesa su tío.

Al contrario que los demás, la primera experiencia en un escenario le llegó a Cepeda solo hace un par de años, con el talent show televisivo "La Voz", en Telecinco. Allí pudo mostrar sus dotes musicales ante un público que no era el de sus colegas de Ourense en el local en el que se reunían para pasar el rato. "Nunca antes había tenido una experiencia de este tipo", dicen desde su círculo íntimo. 

El chico que "creció sin tele" se convirtió en uno de los rostros más controvertidos de la edición, salvándose nominación tras nominación hasta que llegó el duelo con su mejor amigo en la Academia, Roi Méndez.

"Me parece un claro ejemplo de que en la vida siempre hay tiempo para cambiar y hacer lo que uno desea. A diferencia de sus compañeros, que empezaron a cantar y a ir a clases de canto desde pequeños, él supo reinventarse", recordaba en La Región uno de sus amigos. Ahora, como dice el hit de la edición: "Lo bueno está por llegar" y juega con ventaja al ser compositor.