FORO LA REGIÓN

"Eisenhower y Kennedy analizaron la situación cubana a través de Serantes"

El historiador Ignacio Uría presentó en el Foro La Región los detalles biográficos del ourensano que salvó a Fidel Castro

Ignacio Uría, junto a Javier Casares, que se encargó de la presentación.
Ignacio Uría, junto a Javier Casares, que se encargó de la presentación.
"Eisenhower y Kennedy analizaron la situación cubana a través de Serantes"

nnn Vecinos de Santa Cristina de Freixo (Celanova), acudieron ayer al Foro La Región para conocer más detalles sobre la figura de uno de sus habitantes ilustres, Enrique Pérez Serantes, arzobispo de Cuba entre 1948 y 1968, y cuya mediación le salvó la vida a Fidel Castro tras el asalto al cuartel de Moncada en 1953.

El alcalde de Celanova, José Luis Ferro, y el técnico de cultura, Antonio Piñeiro, no quisieron perderse la cita con Ignacio Uría, el historiador asturiano que desgranó la historia de Pérez Serantes y las relaciones de la Iglesia con la revolución cubana.

"Uría realizó un estudio riguroso y documentado sobre Serantes, cuyo nombre ya está entre los celanoveses ilustres", destacó Javier Casares, presidente del Liceo, que presentó al ponente. "El episodio que se destaca marcó no solo la vida de Castro y Serantes, sino la de todo el pueblo cubano. Pero este ourensano es mucho más que su papel en la revolución", introdujo su conferencia Uría. 

Pérez Serantes, que nació en Tui porque su padre, guardia civil, estaba allí destinado, estuvo vinculado siempre a Ourense. "Tenía una gran preocupación social, y lo demostró al terminar sus estudios en el Seminario Menor. Una de las grandes preguntas es por qué se marchó a Cuba, y aunque la tentación inicial era pensar en la emigración gallega, no es así. En el seminario ya mostrara su gran capacidad intelectual, se va a Cuba en 1901 porque los seminaristas novicios debían cumplir con el servicio militar. Fue un prófugo durante dos décadas", desveló el historiador.

De origen humilde y nieto de agricultores, Pérez Serantes llegó incluso a ser conocido por presidentes norteamericanos. "Eisenhower o Kennedy analizaron la posición de la Iglesia cubana a través de los escritos del ourensano", señaló Uría.


¿Volvería a salvar a Castro?


Tras el asalto a Moncada liderado por un Fidel Castro de 26 años, Pérez Serantes medió para pedir un juicio y que no lo fusilasen. Más tarde, el ourensano se vio obligado a denunciar el giro totalitario de la revolución. "Años después le preguntaron si volvería a salvar a Castro y dijo: 'Volvería a hacerlo porque en aquel momento eran unos jóvenes a los que iban a fusilar, y lo justo, era un juicio", cuenta Uría.


"Obispo misionero, inteligente, con bondad y gallego"


Hijo de un guardia civil y una ama de casa, y nieto de labradores de Celanova, el perfil de Pérez Serantes se presenta como un hombre "bondadoso e inteligente", un obispo "misionero" que no estaba recluido en su palacio y con las raíces gallegas  y el idioma siempre presentes en Cuba. Así lo define el historiador Ignacio Uría.