FORO LA REGIÓN

Marc Amorós: "Las noticias falsas nos vuelven más opacos a las opiniones contrarias"

Las "fake news" son un fenómeno mundial del que comen desde chavales de 17 años hasta gobiernos. Lo explicará en el Foro La Región de este jueves Marc Amorós

Marc Amorós, protagonista del Foro La Región de hoy.
Marc Amorós, protagonista del Foro La Región de hoy.
Marc Amorós: "Las noticias falsas nos vuelven más opacos a las opiniones contrarias"

Hace dos años que la centralita del CHUO se colapsó con ourensanos ofrecidos a donar sangre 0+ porque supuestamente un niño ingresado en el hospital la necesitaba. Era un bulo de wasap que no necesitó más planificación que un pequeño texto para generar una alarma indeseada. Las "fake news"–noticias falsas–son ya un fenómeno mundial del que comen desde chavales de 17 años hasta gobiernos. Lo explicará en el Foro La Región de hoy Marc Amorós. Este periodista y creativo audiovisual ha escrito el primer libro sobre esta realidad en España: "Fake news: la verdad de las noticias falsas". La cita es a las 20,15 horas en el centro cultural Marcos Valcárcel.

Fenómeno mundial, negocio...¿Cuál es el atributo apropiado para las “fake news"?

Se refiere a una información engañosa que esconde una intencionalidad económica o ideológica. 

En España, ¿quién está detrás de las “fake news"?

Si lo supiéramos sería más fácil atajar el problema, pero procuran no dejar rastro. Hay investigaciones que apuntan a muchos actores: chavales que buscan ganar dinero con esto hasta gobiernos, partidos políticos y lobbies.

¿Qué volumen de negocio generan?

La mayoría de investigaciones no se centra tanto en el impacto económico, sino en determinar si hay países que utilizan la información falsa en otros países para interferir en procesos electorales. Está el caso de Rusia o de Irán, los más potentes en ese ámbito.

A veces son chavales. ¿Qué beneficio obtienen?

La BBC hizo un reportaje en un pueblo de Macedonia donde chavales de 17 años difunden información falsa de Trump en redes sociales. Dijeron porque ganaban 4.000 y 5.000 euros al mes con ello.

¿Quién ha de contraatacar para evitar las "fake news"?

Todos, empezando por nosotros mismos, tomando la decisión de qué tipo de información queremos consumir. Hay que recuperar el papel de los medios de comunicación, de las universidades y de los científicos. Los gobiernos es un asunto más delicado; se calcula que hay unos 30 gobiernos que se dedican a difundir información conveniente–que a veces es falsa–en redes. No me fío del papel de los gobiernos en las "fake news", hay que apostar por nosotros y por la alfabetización digital.

En el libro se pregunta si es un fenómeno pasajero. ¿Hay un siguiente nivel en las "fake news"?

En las "fake news" hay de mentira lo que cuentan y de verdad el hecho de que existen. Negar este fenómeno es mirar hacia otro lado. Existe y cada vez es más incipiente. La consultora Gartner predice que en el 2022 la mitad de la información que leemos será falsa.

En Ourense. Cada cierto tiempo, en Twitter difunden noticias de relevancia–la desaparición de un joven, por ejemplo–que en realidad son antiguas. ¿Qué ganan estos usuarios?

Hay cuatro actores en la fabricación y difusión de noticias falsas. Los que lo hacen para ganar dinero, los que lo hacen por ideología, los que quieren hacer el bien–las noticias "maestro Yoda"–, que sucede mucho en catástrofes naturales o atentados, y los que quieren hacer el mal–los Dark Vader–. Estos últimos generan una información que saben que es perniciosa y lo hacen para viralizarla y probablemente para ganar dinero.

¿Cuál es el riesgo de las "fake news"?

Nos polarizan cada vez más para volvernos cada vez más opacos a la opinión contraria.