FORO LA REGIÓN

Paco Lobatón: "Las fake news nos hacen testigos y víctimas de una manipulación social"

El veterano presentador estará este jueves, a las 20,15 horas en el Foro La Región, que se celebra en el Marcos Valcárcel

Paco Lobatón.
Paco Lobatón.
Paco Lobatón: "Las fake news nos hacen testigos y víctimas de una manipulación social"

Como promotor y vicepresidente de la Fundación QSD (Quién Sabe Dónde), este veterano y conocido  presentador acudió esta semana al Congreso para buscar el apoyo político para conseguir un estatuto de las personas desaparecidas. Considera necesario que la ley permita a jueces y policía mantener abiertas esas investigaciones. Hoy, a las 20,15 horas, estará en el Foro La Región, en el Marcos Valcárcel, donde hablará de desaparecidos y de responsabilidad social del periodismo. 

¿Hace falta más responsabilidad social periodística? 

Estamos viviendo un momento de falsas noticias,  "fake news" o "patrañas", la invención de algo con objeto de engañar. Los ciudadanos somos testigos, pero también víctimas, de una manipulación a gran escala. Y en países como EE.UU o Reino Unido, esto ya influyó socialmente.

¿Tiene internet la culpa? 

Siempre he sido defensor de internet como avance en la comunicación global, pero depende de cómo se usa. Se sabe que el uso de las falsas noticias con intenciones perversas para manipular la mente de la gente tiene como base datos tomados de las redes sociales. Quiero hacer un llamamiento a la toma de conciencia, mi intención no es alarmar. 

Y los medios tradicionales? 

Reivindico el papel de la prensa escrita y el periodismo como institución de la democracia. Es imprescindible que los ciudadanos tengamos la posibilidad de contar con un relato de hechos reales, consistente, con un trabajo concienzudo que trabaja las fuentes, las contrasta... Son principios básicos del periodismo, y más necesarios que nunca. 

¿Dónde se necesita más tacto? 

En el tratamiento informativo del dolor. Tiene que ver mucho con las personas desaparecidas, el terreno en el que soy más conocido, y en el que más he invertido en reflexión. Tengo un libro, "Te buscaré mientras viva", donde recojo 14 historias de desaparecidos y su tratamiento. 

Precisamente hablaré de cuatro casos que tocan a Galicia, dos de ellos relacionados con Ourense. Uno es el del taxista Elías Carrera, cuyo último rastro conocido está en Vigo. Y otro es el de Belén Rodríguez, que desapareció. También hablo de los casos de Sonia Iglesias e Iván Durán.

¿Son casos parecidos? 

Son distintos. El caso de Sonia Iglesias, por ejemplo, es relevante, han pasado años y se ha mantenido el apoyo a la familia. Hay muchos indicios pero una gran dificultad para convertirlos en pruebas. 

¿Y los casos ourensanos de Elías Carrera y Belén Rodríguez? 

El caso de Elías Carrera parece una desaparición voluntaria y en el de Belén hay muchísimas más incógnitas. ¿Sectas? Se habló en algún momento, pero diría que no hay una causa aparente y conocida, solo aproximaciones. Mi recomendación es no entrar en especulaciones. No aportan ningún valor, sino un contravalor: aportar morbo. Lo que deberían hacer los medios es intentar mantener viva su memoria y ayudar a componer un itinerario de investigación. También tenemos el paradigmático caso de Iván Durán. Tenía 30 años, y a esa edad se tiende a presumir la voluntariedad. Dejó una nota que se tomó como suicida pero era, si caso, presuicida. No hay que condenar a quien deja una nota. No lo tomaron en cuenta, pero tenían un problema mental diagnosticado y tendría que haber ser considerado como un menor, y no fue así. Fue agraviante, había más atención al caso Diana Quer. 

¿Por qué esa preferencia por el caso Diana Quer? 

El trasfondo es mercantil. La televisión manda, dedicaron horas y horas porque le vieron un rédito impresionante. Cuando más derivaba a cuestiones indeseables, más audiencia se obtenía... Se llegó a una apoteosis y eso tuvo un efecto mimético, se entabló una carrera para ver quién tenía la siguiente primicia, y se sometió a los periodistas a un ejercicio mental de contar lo que sea. Hubo enfado de muchas familias y raíz de ahí la Fundación QSD hizo un foro de buenas prácticas que pidió dos premisas: no ahondar en el dolor y no interferir en la investigación. En el caso de Diana Quer, se incumplieron ambos. De hecho, una información estuvo a punto de dar al traste con la detención del culpable.