ENTREVISTA

Pedro Soto: "Hay que esperar a cómo se va aplicando para ver por dónde van los tiros"

El Sénior manager de Derecho Administrativo en KPMG Abogados impartirá una de las ponencias del Foro La Región

El abogado Pedro Soto.
El abogado Pedro Soto.
Pedro Soto: "Hay que esperar a cómo se va aplicando para ver por dónde van los tiros"

El abogado Pedro Soto, especialista en contratación pública, impartirá una de las ponencias del Foro La Región de esta mañana, en la que desgranará las claves de la implantación de esta nueva ley, confiando en que el tiempo acabe por amainar la tempestad que ha generado en estos cuatro primeros meses en vigor, afectando especialmente a pequeñas administraciones y empresas.

¿Está suponiendo un cambio drástico?

Ha supuesto una importante revolución en el sector público, tiene el 90% de artículos cambiados e implica muchas modificaciones tanto para las administraciones como las empresas, que bajo mi punto de vista son las que más se tienen que adaptar. Va a requerir un esfuerzo importante, las administraciones tienen más medios.

¿Les cogió el toro en la preparación?

El problema que hubo es que tuvo que transponerse ya en 2016 y el tiempo sin Gobierno demoró la tramitación, y esta se tuvo que hacer un poco rápido para evitar entrar en un escenario de sanciones... las prisas para las leyes nunca son buenas consejeras. Hay cosas que se podían haber planteado mejor, además de dar un poco más de margen para adaptarse.

Una de las críticas es que es demasiado ambigua.

Como lo veo yo, es que hay un cambio de calado y hay muchos aspectos que están abiertos y hasta que no evolucione la aplicación y se dicten resoluciones, será complicado tener un criterio, pero es algo habitual en textos de estas características. Al principio genera un poco de inseguridad. No hay una norma perfecta, todas requieren un tiempo.

El problema es que es un ámbito sensible, genera mucho negocio.

Es sensible, más en el contexto en el que estamos, porque se ha reactivado la obra, hay un escenario de crecimiento. Realmente, habrá que esperar a ver cómo se va aplicando para ver por dónde van los tiros. Nosotros, en el despacho, estamos teniendo muchas consultas.

Ese incremento de las consultas muestra que hay muchas dudas. ¿De ambas partes?

Exacto, hay muchas previsiones en la norma para incluir medidas sociales, medioambientales, laborales, están un poco ambiguos y a todo el mundo le genera inseguridad y no saben cómo interpretarlo y ejecutar los pasos. Hay un poco de miedo en los temas novedosos.

Se introduce la licitación electrónica. ¿Estamos preparados?

Más que introducirse, se ratifica porque esto viene de 2015. Es cierto que no todas las administraciones están preparadas, pero sí las más grandes. Las entidades pequeñas sí que van a tener más problemas.

Es que muchas de las críticas parten de estas pequeñas administraciones, que dicen que no se les tiene en cuenta.

Es así, pero el legislador lo que tiene en cuenta es donde está el volumen, por lo que cubrir también a las pequeñas no es fácil. Pero no se puede negar que las pequeñas lo van a pasar peor y requerirán un tiempo mayor para adaptarse.

¿Será una cuestión de tiempo?

Sí, cada vez que hay un cambio legislativo de estas característicos hay mucha incertidumbre, pero conforme se van aclarando cosas, todo va mejor. Será una cuestión de un año que será algo más complicado, después debería haber fluidez.

Los contratos menores se acotan. ¿Es positivo?

Pienso que sí, para controlar prácticas abusivas que se realizaban. Se obliga a incluir publicidad, genera más control, se modifican los importes. Es algo que puede ser pesado, pero es positivo y ayudará a tener más control.

Es comprensible que haya miedo en pequeñas empresas?

Es necesario cambiar la mentalidad, porque la norma busca facilitar la entrada de pequeñas y medianas empresas que a lo mejor antes tenían más dificultades para optar a contratos. Lo veo como una oportunidad para las empresas, se invita a realizar lotes, se rebajan los criterios de solvencia. Obviamente, requerirá un esfuerzo para adaptarse, es más una oportunidad que un problema.

¿Hay que temer por un colapso?

Pienso que no, ya se están empezando a sacar concursos, salen adelante. La norma está en marcha y estaremos en un tiempo con un funcionamiento normal.

¿Era necesaria este cambio de ley para acotar los casos de corrupción en España

Absolutamente, porque hay muchas medidas de publicitar e informar destinadas a controlar. Era una necesidad y lo exigía Europa.