FORO LA REGIÓN

Posteguillo: “Trajano fue para Roma un emperador demasiado grande”

El escritor valenciano explicó las claves de su última novela, que cierra la trilogía sobre la histórica figura hispano-romana

Posteguillo: “Trajano fue para Roma un emperador demasiado grande”

El profesor de Literatura y escritor valenciano Santiago Posteguillo ofreció ayer las claves para desentrañar el misterio de la "Legión perdida", desenlace de su trilogía sobre el emperador Trajano, en el Centro Cultural Marcos Valcárcel, dentro de Foro La Región.

El catedrático Antonio Rodríguez Colmenero puso en situación al público sobre la época que le tocó vivir a Trajano, subrayando la importancia humanística "y constructora" del emperador hispano, además de recordar las huellas que de él pueden encontrarse también en Ourense, como "en restos encontrados en el yacimiento Aquis Querquennis".

Posteguillo, por su parte, se centró en la novela, que explicó que había sido escrita con una estructura "de espejos" en el tiempo, "ya que hablo de Roma, pero también del imperio kushan de China, el de los partos y el de la India". Y también espejos en el tiempo "porque tenemos la legión perdida de Craso, por un lado, y el sueño de Trajano".

Metido a fondo en la legión perdida recordó la teoría Dubs, que apunta que ese grupo de soldados del que se perdió el rastro tras la derrota de Craso ante los partos, había llegado a China. Posteguillo explicó que "en libros de la dinastía Han se habla de esta legión perdida". Y en concreto destacó las memorias del general Tang y su relato de la lucha con los hunos, en la que hace mención "a unas pequeñas unidades militares mercenarias que se trajeron los hunos de occidente, se resguardan herméticamente con sus escudos y descansan en campamentos con empalizada y foso". Y Posteguillo subrayó que "eso es una legión romana".

En su disección de esta tercera novela, el autor se detuvo en los personajes femeninos y en concreto en la hija de Osroes, y el tiempo que tuvo que dedicar a buscar su nombre, Aryazate, como ejemplo de la búsqueda de la exactitud en cada detalle que caracteriza este libro. Todavía en el terreno de los personajes femeninos, explicó que, en su búsqueda de documentación, "descubrí un personaje que fue un regalo, la emperatriz Deng, que era quien dominaba el Imperio Han", y que también tiene un papel relevante en la obra. Un escrito que, como recordó el autor, "tiene 3.600 páginas y reúne a Roma, el budismo, el imperio Han o los partos".

Posteguillo cerró su exposición recordando las palabras de la mujer de Trajano, que le describió como "un emperador demasiado grande para una Roma demasiado pequeña".