FORO LA REGIÓN

Soto: “Ha habido aspectos que se han incluido con calzador"

El abogado puso el foco en las previsiones y principios "positivos" que se incorporan, citando la transparencia, publicidad o la apertura a las pymes

Pedro Soto.
Pedro Soto.
Soto: “Ha habido aspectos que se han incluido con calzador"

El senior manager de Derecho Administrativo en KPMG Abogados, Pedro Soto, realizó un completo recorrido por la tramitación de la nueva ley de contratación pública y las principales modificaciones que ha supuesto en relación al anterior texto. La maduración de la norma ya auguraba un recorrido complicado.

"El origen viene desde Europa, que nos marca las reglas en la contratación pública, y ya se tenía que haber completado en 2016, por lo que la norma ya nació con un defecto, que llegó dos años tarde, lo que implicó acelerar los plazos y en el caso de leyes tan complejas como esta, las prisas nunca son buenas consejeras, pero hubo que sacarla para que no nos sancionasen", expuso Soto, que augura "que no habrá una aplicación plena de la norma hasta dentro de varios meses".

El abogado puso el foco en las previsiones y principios "positivos" que se incorporan, citando la transparencia, publicidad o la apertura a las pymes, pero incidió en que "hay muchas partes con lagunas, zonas oscuras que requerirán un esfuerzo hasta que no haya una interpretación clara y se consolide la doctrina con pronunciamentos sólidos".

Al igual que el resto de protagonistas del foro, Soto puso el foco en requisitos incluidos en la nueva legislación, como una mayor burocracia para justificar determinados contratos. "La intención es muy buena y cuando eres una administración grande y estás adaptado es sencillo, pero si eres pequeña hay un problema muy grande, ya que tienes la obligación de cumplir con algo que se escapa a tu control. Debería haberse pensado más en aquellas entidades que no cuentan con tantos recursos, que están algo desamparadas", expuso el jurista.

Ahondando en la legislación, Soto comentó que "está plagada de disposiciones adicionales, transitorias y finales que lejos de clarificar complican la interpretación, ya que ha habido aspectos que se incluyen con calzador", asegurando que "es la impresión que tenemos los juristas con tanta regulación que debería estar en el cuerpo, no en disposiciones"

Pedro Soto añadió que la "controversia generada" ha sido mayor al producirse el cambio de ley en un período de crecimiento de la economía, a diferencia de lo que sucedió con la transición en 2011, cuando también se modificó la norma: "En otro momento no habría tanto miedo, pero el contexto actual lo justifica".