Un contrato homologado regulará la compraventa de castaña cuyo precio base oscilará entre zonas de producción

Un contrato homologado regulará la compraventa de castaña entre productores y vendedores cuyo precio base dependerá de la zona de procedencia de este fruto y, por tanto, su calibre --diámetro y consistencia--, así como su grado de perfección. Este acuerdo, vigente durante tres años, establece una cantidad mínima de 30.000 kilos para sellar los contratos colectivos y 20.000 para los individuales.
El conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, presidió en Ourense este marco que pretende dar estabilidad a las relaciones comerciales entre productores e industrias. La delimitación reducida de esta actividad a las comarcas orientales de Ourense y Lugo permite establecer un precio mínimo, de igual modo que en el caso de las denominaciones de origen vitivinícolas.

Cada partida de castaña deberá ser catalogada a partir de las muestras recogidas y acumuladas en el almacén del productor y una comisión de seguimiento velará por el cumplimiento y control del acuerdo entre industrias y agricultores.

Galicia registra una producción de castaña que oscila entre las 15.000 y 30.000 toneladas anuales, que se obtienen en las más de 4.400 hectáreas de bosques --sotos-- de esta variedad de árbol caducifolio.

Además, un total de 21 industrias operan en la comunidad y, de ellas, diez se dedican exclusivamente a la castaña --siete en Ourense y tres en Lugo, mientras que las restantes alternan su transformación con otros artículos como setas, patatas y frutos de bosque.

PRECIOS BASE

Los agentes vinculados a este sector consensuaron un precio base que oscilará entre los 0,4 --más de 140 unidades por kilo-- y 1,4 euros el kilo --entre 50 y 60 unidades--, una cuantía determinada por el calibre de las castañas. Así, cuánto mayor sea el número y peso de los frutos por kilo más barato será.

Además, su importe se corregirá en función de su área de producción. Si proceden de Riós y Vilardevós (Ourense) se incrementará un 12,5 por ciento ese precio base, que aumentará un 10 por ciento en caso de que la castaña provenga de Castro Caldelas, Pobra de Trives, Manzaneda, Montederramo, Río, Chandrexa de Queixa y Vilariño de Conso (Ourense).

Los frutos obtenidos en Petín, Vilamartín de Valdeorras, A Rúa, O Barco de Valdeorras, Rubiá, Carballeda, Larouco (Ourense) y Chantada (Lugo).

A su vez, la cuantía en origen estará condicionada por la variedad de castaña que se trate: la famosa aumentará un 20 por ciento el precio base; la negral un 15 por ciento; la longal y garrida un 10 por ciento cada una y la parede un 5 por ciento.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >