SUCESO

El dueño de los perros que atacaron a la mujer en Covelo carecía de licencia y no los inscribió

Los dos animales son cruces de las razas dogo de Burdeos y bóxer. Para este tipo de animales, la normativa aprobada en octubre en la Parlamento de Galicia estipula que deben estar identificados e inscritos en el registro municipal de razas potencialmente peligrosas

El dueño de los perros que atacaron a la mujer en Covelo carecía de licencia y no los inscribió

El dueño de los perros que atacaron a la mujer de 82 años en Covelo (Pontevedra) carecía de la licencia obligatoria para tener canes de razas peligrosas, no los había inscrito en el registro municipal y no los tenía identificados.

Según han informado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil, los dos animales son cruces de las razas dogo de Burdeos y bóxer. En concreto, la Ley gallega de Bienestar Animal recoge al dogo de Burdeos como una raza potencialmente peligrosa así como a los cruces en primera generación de esta con otras razas.

Para este tipo de animales, la normativa aprobada en octubre en la Parlamento de Galicia estipula que deben estar identificados e inscritos en el registro municipal de razas potencialmente peligrosas en un plazo de 15 días posterior a la obtención de la licencia administrativa correspondiente para tener estos animales, que el dueño no tenía, según han detallado fuentes de la Guardia Civil.

Asimismo, la ley también obliga a que circulen en las vías públicas atados con correa no extensible de menos de dos metros, con bozal homologado y adecuado para su raza. Además, prevé que habiten en instalaciones con medidas de seguridad que eviten su huida y el contacto con ellos, siempre respetando de todos modos su protección y bienestar.

A mayores del dogo de Burdeos, la ley define como perros potencialmente peligrosos a todos los que sean aptos para el adiestramiento para la guarda y defensa y, concretamente, los de las razas american stafforshire terrier, pit bull, bullmastif, dobermann, dogo argentino, dogo de Burdeos, dogo del Tíbet, fila brasileño, mastín napolitano, presa canario, presa mallorquín (ca de bou), rottweiler, bull terrier, staffordshire bull terrier, tosa inu y akita inu.

El incumplimiento de las medidas incluidas en la norma tiene contempladas distintas sanciones según la gravedad. Así, para las muy graves, como puede ser poner en riesgo la vida de una persona, prevé sanciones que van desde los 5.001 a los 30.000 euros. Además, para las graves, como puede ser no tener identificados a los perros, marca multas de entre 501 y 5.001 euros.