GALICIA

En León: pidió la toga prestada para defenderse a sí misma en un juicio y ganó

Elisa Castiello afirma que el abogado que se defiende a sí mismo tiene un necio por cliente, aunque la joven de 22 años, todavía no es abogada, pero casi.

Elisa Castiello.
Elisa Castiello.
En León: pidió la toga prestada para defenderse a sí misma en un juicio y ganó

Acaba de conseguir justa fama al atreverse a ir sola a una vista en la jurisdicción laboral por un despido, su despido de una piscina donde trabajaba de socorrista en verano, y ha ganado. Incluso se puso una toga, aunque no le corresponde porque está en cuarto curso en la Facultad de Derecho de la Universidad de Vigo, donde espera especializarse en derecho marítimo.

El pleito se dirimió en los juzgados de lo Social de León, de donde es natural, y el Ayuntamiento de Cremenes -a unos 40 kilómetros de la capital- tendrá que pagar por despido improcedente, pendiente de la cuantía definitiva. Castiello reclama 1.500 euros, que necesita para seguir cursando sus estudios. Ayer estaba en clase de nuevo en el campus vigués y se había convertido en la estrella, abrumada por el interés mediático.

¿Cómo se le ocurrió defenderse a sí misma y por qué?
Como estudio Derecho pensé que era una oportunidad buena para aplicar a la vida real lo que estudio y demostrar si lo que has estudiado  te va a valer. Y, sí me valió.

¿Por qué se puso una toga? 
Fue cómico porque me mandaron poner la toga al iniciar el juicio y eso que no soy todavía abogado, así que no tengo toga. Pedí quién me podría dejar una. Allí en el juzgado tienen los abogados algunas para prestar y así me fui a defender mi caso.

¿Duró mucho el juicio o fue expréss? 
Fue intenso pero en media hora terminó. El juez preguntó al iniciar por el abogado de la demandante pero dije yo soy, y se echó a reír, y creo que pensó que 'esto qué es, a esta niña la que va a la caer'. Cuando empezó el juicio hizo un comentario irónico pero para bien y me dijo "espero que no le riñan por ponerse la toga antes de tiempo". Me puse nerviosa, y pensaba, bueno venga a ver si esto pasa rápido.

¿Y la otra parte, la demandada, qué decía?
El abogado era jovencito. Cuando me vio se quedó sorprendido y seguro que pensó que a qué había venido. Intentaron convencerme para un arreglo y que no hubiera juicio pero vi que tenía posibilidades de ganar si me salía bien.

¿Está terminando los estudios de Derecho, ya ha pensado alguna especialidad?
Sí, Derecho marítimo, es lo que me gustaría y por eso he venido a Vigo.

¿Tuvo clase?
Estuve en clase, sí, ayer, y contestando a los teléfonos, hasta me llamaron de una radio para entrar en directo. 

¿Se enteraron sus profesores?
Si, se enteraron y me dijeron que enhorabuena. Se corrió la voz de que había hecho esto, y claro yo no quería que se enterara tanto la gente. Pero comenzaron llamar los medios y me sorprendió y me sentí agobiada. Porque estaba en clase, y eso era lo primero.

¿Qué tal en Vigo?
Estuve tres años en León y acabo de llegar, en septiembre. La experiencia muy bien, todo muy distinto a León. Me he adaptado y estoy contenta.