PLENO AUTONÓMICO

En Marea y BNG piden frenar mina de Touro pero PP y PSdeG apelan a legalidad

La petición para cancelar la renovación de la extracción de cobre de la cantera contó con los votos en contra del PPdeG, la abstención del PSdeG y los votos a favor de En Marea y BNG

En Marea y BNG piden frenar mina de Touro pero PP y PSdeG apelan a legalidad

En Marea y BNG han reclamado hoy que se frene el "mayor atentado medioambiental" de Galicia que consideran el hecho de retomar la producción de cobre en la cantera, ahora utilizada para la extracción de áridos en Touro, ante lo que PPdeG y PSdeG han apelado por ajustarse a la legalidad.

Esta petición contó con los votos en contra del PPdeG, la abstención del PSdeG y los votos a favor de En Marea y BNG.

En la PNL, presentada por En Marea, se solicitaba instar a la Xunta a impedir la reapertura y nueva explotación del proyecto minero de cobre en la mina de San Rafael en los ayuntamientos de Touro y O Pino, al menos "mientras no se solucionen problemas medioambientales como mínimo", ha incidido el diputado de En Marea Pancho Casal.

Ha insistido en que su grupo no demanda sin motivos la paralización pero exigen que "primero se cumpla la ley en lo que ya está desecho" en dicha zona por un proyecto previo.

El parlamentario ha reiterado que el citado proyecto podría "condicionar el futuro ecológico de Galicia", y por ello es necesaria su paralización puesto que pese a que desde la administración autonómica intenten decir que lo que allí se hará serán "cuatro agujeros de nada", la verdad es que -ha dicho- un "proyecto de megaminería".

Alerta sobre la posible contaminación del agua para consumo y la acumulación de residuos contaminantes en la zona y que perjudicaría la vida cotidiana de los vecinos de la zona.

Además, ha recordado que esta actuación también afecta al patrimonio, ya que la franja norte se sitúa apenas a 2 kilómetros del Camino Francés.

De igual forma el diputado Xosé Luis Rivas `Mini` ha señalado que las consecuencias previas no fueron subsanadas porque los permisos de explotación "no contemplan la restauración", lo que genera una situación más preocupante.

En este sentido, ha comprendido la "preocupación de la gente" de la zona sobre los efectos negativos que la puesta en marcha de la mina podría tener, y por ello ha pedido apostar por la "defensa de la riqueza de nuestro suelo frente a la depredación y el robo".

El socialista Abel Losada ha defendido su larga enmienda en la que señalan que para dar luz verde al proyecto será necesario que "se aplique de manera estricta la ley" y "se corrijan" los aspectos que no se adecúen a la normativa, para que luego el proyecto vuelva a exposición para su evaluación.

Losada ha considerado imprescindible adecuarse lo máximo posible a la normativa vigente porque se trata de un "proyecto indudablemente agresivo", pero no por ello se puede paralizar sin recomendaciones legales que así lo indiquen.

El parlamentario popular Moisés Blanco ha censurado que haya grupos que "no quieren hablar en serio de la minería por sus prejuicios y complejos" con un sector al que "menosprecian" pese a que en Galicia sean 6.000 familias las que viven del mismo, y que supone un 1,05% del PIB gallego.

Frente a los mensajes agoreros, Blanco ha mandado un "mensaje de tranquilidad" a la ciudadanía, y ha remarcado que desde el grupo mayoritario no se posicionan "ni a favor ni en contra" de la mina, y por ello exigirán que se dé cumplimiento a la actual ley de minas que fue aprobada por el bipartito.

En este sentido, ha asegurado que el Gobierno de Galicia "nunca autorizará ningún proyecto que atente contra la legalidad y la sanidad", pero tampoco puede atender las demandas de En Marea que "le pide que prevarique y rechace el proyecto" antes de recibir los informes correspondientes.