O`Marisquiño vive una última jornada plagada de finales deportivas

A falta de datos definitivos, los organizadores calculan que la XVII edición de O`Marisquiño, que comenzó el pasado viernes, ha recibido este año a más espectadores que en anteriores ediciones

O`Marisquiño vive una última jornada plagada de finales deportivas

El festival de deporte y cultura urbana O`Marisquiño celebró hoy última jornada marcada por la celebración de pruebas finales en múltiples disciplinas deportivas, que concluye esta edición con gran afluencia de público y la ausencia de incidentes destacables.


A falta de datos definitivos, los organizadores calculan que la XVII edición de O`Marisquiño, que comenzó el pasado viernes, ha recibido este año a más espectadores que en anteriores ediciones, un público que ha podido presenciar pruebas y actividades realizadas en un amplio espacio habilitado para la ocasión.

Esta tarde se celebra la final de la prueba de descenso en mountain bike por el Casco Vello de la ciudad y también las de categorías como skate o dirt jump.

O`Marisquiño ha llegado este año a más de cien países a través de las transmisiones por streaming de sus competiciones, incluidas algunas zonas de Asia y África.

A esto hay que sumar la transmisión en streaming a través de plataformas como Discovery Channel, Experienty TV, World Cup Skateboarding, Freeride Mountain Bike Association y Diario As, según la organización.

Este año el festival ha incrementado el espacio físico del festival hasta 200.000 metros cuadrados y ha contado con una mayor presencia de deportistas internacionales de elite en distintas disciplinas, tanto de competición como de exhibición.

Entre los deportistas que han acudido al evento destacan el neozelandés Jed Mildon (bmx), el estadounidense Nicholi Rogatkin (dirt jump) o el japonés Ryo Sejiri (skate), entre muchos otros.

El festival ha acogido este año dos pruebas puntuables para la Copa del Mundo de skate y ha sumado, entre otras novedades, una nueva modalidad en bmx denominada "park", además de ofrecer los ya tradicionales espacios de grafiti, breakdance y actuaciones musicales.