PLAGA

La procesionaria invade Samil y amenaza a las mascotas

El Concello aplicará un tratamiento como ya hizo en O Castro, otra de zonas afectadas

La presencia de la procesionaria es visible en los pinares de Samil, donde se puede encontrar en el suelo y en los troncos de los árboles
La presencia de la procesionaria es visible en los pinares de Samil, donde se puede encontrar en el suelo y en los troncos de los árboles
La procesionaria invade Samil y amenaza a las mascotas

Vigo es, junto a Baiona, una de las localidades donde saltaron las alarmas ante la detección de la procesionaria. En esta ocasión es en Samil donde la plaga se ha hecho visible con mayor virulencia. Fuentes del Concello afirmaron que se aplicará un tratamiento fitosanitario, como ya se hizo el año pasado en O Castro. Precisamente en ese parque se retiraron en 2017 más de 200 nidos en su fase larvaria. Desde los servicios municipales ya han utilizado distintos métodos tanto preventivos como colocación de anillas en los troncos para que los gusanos no puedan bajar o de tratamiento ecológico, a base de  endoterapia.

Dada la gran incidencia de la procesionaria en Galicia, revistas especializadas como “Campo Galego” recogen regularmente por estas fechas la valoración de especialistas de la Estación Fitosanitaria do Areeiro. Dependiente de la Diputación de Pontevedra, el laboratorio quita importancia a la incidencia directa de la plaga sobre los pinos, sin embargo alerta sobre el riesgo que genera sobre las personas y los animales, pudiendo causar la muerte a perros al entrar en contacto en montes y parques. Con el descenso al suelo de las orugas, desprenden pelos urticantes con toxinas al sentirse amenazadas que en contacto con la piel genera reacciones alérgicas y urticaria de diferente consideración. También desde Areeiro, en Pontevedra, indican el adelanto en el ciclo de la procesionaria, posiblemente debido  al aumento de la temperatura y una mayor sequía.

La Xunta también establece un sistema de control sobre la procesionaria en los montes de gestión pública, tanto en los vecinales convenianos como en los montes de titularidad pública. Después de analizar los niveles de infestación de la plaga, que en líneas generales se considera bajo, se establecen las zonas de actuación. Durante o 2018, Medio Rural actuó en 3.280 hectáreas con un presupuesto 200.000 euros. De septiembre a octubre aplica un tratamiento fitosanitario, esparciendo un parásito letal para las larvas de la procesionaria, y de mayo a julio utiliza una técnica de trampeo, con cajas dotadas de feromonas que atraen a las mariposas hembra y evitan de reproduzcan.

Junto a Vigo, en la provincia de Pontevedra también Baiona está en alerta; mientras que en la provincia de Coruña afecta fundamentalmente a Ames y Cabana.