TEMPORAL

Un abogado atrapado en la AP-6 por la nieve crea una plataforma web para los afectados

Para poder reclamar, Rodríguez llama a los perjudicados a recolectar las "pruebas" que tengan que puedan demostrar que estaban allí en el momento del colapso circulatorio como tickets de entrada a la autopista

 

Un abogado atrapado en la AP-6 por la nieve crea una plataforma web para los afectados

Un abogado que estuvo atrapado este fin de semana en la AP-6 a causa del temporal de nieve ha puesto en marcha una plataforma para los afectados con el objetivo de presentar una demanda colectiva para reclamar indemnizaciones por "daños morales" y "daños económicos".

Así lo ha asegurado a Europa Press Antonio Rodríguez, el impulsor de la iniciativa, que señala que la plataforma estará a punto este martes 9 de enero a través de la web (www.afectadosporlanevada.es), que pretenden que esté operativa desde por la mañana del martes.

Según ha indicado Rodríguez, la gestión de la plataforma y de la demanda colectiva estará dirigida por un equipo jurídico del bufete en el que trabaja, DyR Abogados. "Estoy demasiado indignado como para ser yo quien lo lleve", ha apuntado el letrado, que afirma que desde que decidió poner en marcha la iniciativa, ha recibido "unas cuantas decenas" de llamadas y de mensajes de gente que se vio afectada por el temporal en la AP-6.

Rodríguez indica que el objetivo de la plataforma es presentar una demanda colectiva compuesta, al menos, por 1.000 casos. "Nosotros entendemos que con una reclamación individual, lo que se puede conseguir puede resultar poco atractiva, entonces recomendamos hacer una demanda colectiva", subraya Rodríguez, que considera que esta es la "única fórmula" de que no cueste el proceso a los afectados.


Tickets de entrada a la autopista y fotografías, pruebas


Para poder reclamar, Rodríguez llama a los afectados a recolectar las "pruebas" que tengan que puedan demostrar que estuvieron en la AP-6 en el momento del colapso circulatorio, como tickets de entrada a la autopista o billetes de líneas de autobús que pasaban por la autopista o hasta "fotografías con geolocalización". "Yo recomendé hacer fotografías de los miembros de la familia y del propio vehículo con la nevada y con algún elemento de la autopista donde sea vea un punto kilométrico", recuerda el abogado, que señala que estas pruebas servirían "para reclamar el daño moral".

Según comenta, algunos de los afectados que se han puesto en contacto con él también podrán reclamar "daños económicos" si, por ejemplo, han perdido un vuelo para viajar al extranjero, han tenido que pernoctar en hoteles o se han visto obligados a pasar la noche en otros lugares. "Todo lo que se pueda plantear como un daño fruto de la nevada será reclamable", ha manifestado.

Para poder presentar la demanda colectiva, el bufete utilizará como referente otro caso. La Audiencia Provincial de Burgos condenó en 2006 a la concesionaria Europistas Concesionaria al pago de una indemnización por daños morales y patrimoniales a más de 4.000 personas que quedaron atrapadas por un temporal de viento y nieve en la autopista AP-1 (Burgos-Armiñón) los días 27 y 28 de febrero de 2004.

Según el auto, que fue ratificado en 2010 por el Supremo, cada uno de los afectados -cada ocupante de un vehículo- tendría que ser indemnizado con 150 euros, diez veces el importe del peaje. "Se está estudiando esa sentencia", dice el abogado, que considera "escasa" la indemnización.

No obstante, el impulsor de la iniciativa recalca que se utilizará este caso como referente en el caso de pedir indemnizaciones por "daños morales" pero no aquellos en los que ha habido gastos económicos personales.


Por vía administrativa y por lo civil


Por su parte, Legalitas aconseja a los afectados presentar un escrito e iniciar una doble vía: por vía administrativa mediante una reclamación patrimonial; y por vía civil frente a la empresa concesionaria (Iberpistas) mediante una reclamación civil en vía extrajudicial. Las dos vías son gratuitas en su inicio.

Según la firma, serán los tribunales quienes marquen el devenir de los acontecimientos y deriven las responsabilidades oportunas y los afectados tienen el plazo de un año para poder iniciar su reclamación.

Los propios afectados serán quienes deban acreditar los daños y cuantificarlos a la hora de pedir una compensación por lo ocurrido, de ahí la importancia de guardar facturas o comprobantes, incluido el recibo del peaje utilizado si es que se llegó a abonar. La reclamación puede hacerse por daños, materiales y morales, siendo estos últimos los más difíciles de cuantificar y probar.