POLÍTICA

Villares se opondrá a su relevo como portavoz parlamentario

El líder de En Marea advierte a quienes pretendan saltarse el mandato de los votantes e inscritos

 

Villares, durante el desayuno informativo en Santiago.
Villares, durante el desayuno informativo en Santiago.
Villares se opondrá a su relevo como portavoz parlamentario

El portavoz de En Marea, Luís Villares, restó ayer importancia a la posibilidad de que la crisis orgánica de la formación tenga repercusión en el grupo parlamentario y con ello pretendan relevarlo como portavoz en la Cámara legislativa gallega. "No se me ocurre que haya quien se salte el mandato de los votantes y los inscritos”, dijo Villares recordando que acaba de ser refrendado como líder del partido en unas elecciones internas en las que “no se acreditó ninguna irregularidad”.

Además, recordó que su designación como portavoz de En Marea en la Cámara se deriva del "mandato" de los inscritos en las elecciones primarias de agosto de 2016 y de las más de 270.000 personas que en los últimos comicios autonómicos depositaron su confianza en el partido instrumental.

A este hilo también se manifestó la coordinadora nacional de EU y diputada de En Marea, Eva Solla, que explicó que esta posibilidad no se ha abordado en ningún foro ya que “todas las modificaciones dentro del grupo parlamentario” se tratarán en el seno del mismo. Solla recordó que el periodo de sesiones acaba de iniciarse y que, por tanto, a finales de mes habrá una reunión de grupo en la que se podría dar “un debate” sobre “esa circunstancia”.

Con todo, admitió que “es obvio que no somos impermeables al debate político que se da fuera, pero por ahora no se produjo ningún tipo de discusión en el grupo y ahora estamos preparados para comenzar el período de sesiones con normalidad”. Defendió, por tanto, que “existe un funcionamiento correcto dentro del grupo” aunque “a nadie se lee escapa que las divergencias con el propio portavoz afectan la relación de diputados” el propio Villares, al que pidió que ejerza su cargo con “responsabilidad”.

Paralelamente, el portavoz de En Marea trasladó su "apoyo" y el de la dirección del partido instrumental a los alcaldes de las mareas y quitó hierro a que éstos marquen distancias con la organización a nivel gallego a poco más de cinco meses para la cita con las urnas del próximo 26 de mayo. "Lo importante no es si Xulio (Ferreiro) o Martiño (Noriega) están con En Marea, sino si En Marea está con ellos. Sí, sin ningún tipo de duda ni fisuras. En Marea y Luís Villares están con ellos. Desde En Marea tienen todo nuestro apoyo", aseguró Villares durante un desayuno informativo en Santiago de Compostela.

Por su parte, el regidor compostelano, Martiño Noriega, impulsor del movimiento contra el actual portavoz del partido instrumental, volvió a esquivar las preguntas sobre la situación de En Marea y, como lleva haciendo desde que el sector crítico perdiese las primarias contra la lista de Villares, apeló otra vez a que se encuentra "centrado" en el ámbito local y alejado de la situación del partido instrumental.


Distanciamiento


Así las cosas, en la recta final para las elecciones municipales, la dirección política de En Marea y las mareas que gobiernan Santiago, A Coruña y Ferrol permanecen distanciadas, lo que provocará que, presumiblemente, éstas últimas no acepten ni concurrir bajo el paraguas instrumental de En Marea para las diputaciones ni contarán con Villares para los actos de campaña electoral.

Para Villares, que las mareas rechacen el ofrecimiento para que En Marea actúe como marca que aglutine los votos para las diputaciones provinciales es un error porque supone desperdiciar "fuerza electoral". "Es evidente que se pierde fuerza porque alguien no se quiera sumar a la marca paraguas, se pierde una fuerza que nos da la ciudadanía", añadió el magistrado lucense.