SANIDAD

La Xunta aprobó la Ley de Salud Pública

El sistema sanitario quedará estratificado en siete áreas sanitarias y catorce distritos, mientras que el resto serán zonas sanitarias que suelen corresponder a los propios ayuntamientos

La Xunta aprobó la Ley de Salud Pública

El Gobierno gallego ha aprobado hoy el proyecto de ley de salud pública que pretende "blindar" los catorce hospitales de la Comunidad y siete áreas sanitarias, un texto que remitirá "inmediatamente" al Parlamento, donde la oposición ha mostrado su rechazo.


"Después de un proceso de diálogo se actualiza la ley de 2008" lo que permitirá "modernizar la regulación de uno de los servicios públicos fundamentales", ha subrayado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una conferencia de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo.

Con este texto, el sistema sanitario quedará estratificado en siete áreas sanitarias y catorce distritos, mientras que el resto serán zonas sanitarias que suelen corresponder a los propios ayuntamientos.

La Xunta ha definido ese nuevo mapa de gestión con el objetivo de ofrecer "servicios más próximos a los ciudadanos" e incluyen las áreas de A Coruña y Cee; Santiago de Compostela y Barbanza; Ferrol; Lugo, A Mariña y Monforte de Lemos; Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras; Pontevedra y Salnés, y finalmente la de Vigo.

Feijóo y su conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuíña, han desgranado las principales novedades de la nueva normativa que "por primera vez blinda por ley la existencia de hospitales comarcales" de forma que el Ejecutivo autonómico no podrá "disminuir ni eliminar" ningún centro hospitalario si no cuenta con el visto y place del Parlamento, han dicho.

El texto prevé mejorar la "participación" de la gestión sanitaria para que, además del Consello galego de Salud, un órgano consultivo, haya órganos en cada distrito sanitario.

En cuanto a los profesionales sanitarios, el texto pretende dar respuesta a una "demanda de hace décadas" de los facultativos a los que se le dará la posibilidad de participar en "concursos abiertos permanentes" de forma que cada vez que se produzca una vacante en un hospital cualquier profesional podrá solicitar el traslado sin necesidad de que para ello exista un concurso específico.