GENTE

Disputa entre Sarah Jessica Parker y una joyería que le prestó piezas hace 2 años

La joyería acusa a la actriz de no devolver piezas valoradas en 128.000 euros

Disputa entre Sarah Jessica Parker y una joyería que le prestó piezas hace 2 años

La actriz estadounidense Sarah Jessica Parker mantiene una disputa con una joyería que le prestó piezas para una sesión de fotos en marzo de 2016 y que la acusa de habérselas quedado, según recogen medios locales.

El medio especializado en información de famosos Page Six accedió a documentos judiciales en los que Kat Florence Design, la joyería, acusa a Parker de no haber devuelto las piezas valoradas en casi 150.000 dólares (128.000 euros) tras un préstamo acordado de dos meses y le solicita pagarlas.


La actriz protagonista de la serie "Sexo en Nueva York" lució las joyas en una sesión de fotos publicitaria para la empresa y después pidió que le prestaran a título personal varias de las piezas, que devolvería en un plazo de dos meses.


El abogado de Kat Florence Design dijo al medio que la joyería accedió a prestarle unos pendientes de casi 41.000 dólares (35.000 euros) y un anillo de más de 27.000 (23.000), entre otras piezas, pero como dos años después no los ha recuperado, Parker debería pagarlos.

Las partes tienen programada una reunión con un mediador para resolver el caso este viernes en Nueva York, señaló el letrado.

Por su parte, el abogado de la actriz, Ira Schreck, contestó en ese mismo medio que las acusaciones de la empresa son "totalmente falsas": Parker tenía un "contrato" con la joyería, que le pidió "que se quedara las joyas y las llevara en alfombras rojas y otros eventos cuando fuera apropiado".


Schreck, que califica a su clienta de "honesta", aseguró que Parker ha insistido a la joyería "desde que injustamente dejaron de pagarle para que devolviera las piezas, pero Kat Florence no parecía terriblemente interesada en recuperarlas".


El pasado mes de abril, la joyería ya denunció a la actriz por el supuesto fracaso de la línea de joyas en la que había colaborado, incluyendo la promoción -un negocio de 7,5 millones de dólares (6,4 millones de euros)-, tras lo cual ella respondió con otra demanda, acusando a la firma de no pagarle pese a que ella cumplió sus obligaciones.