DESTINO

Los 25 años de Vías Verdes

Suman 2.700 kilómetros de sendas accesibles por espacios de gran valor natural y paisajístico que se asocian a conceptos como ocio activo, ocio saludable o movilidad sostenible 

Vía Verde de La Jara (Castilla-La Mancha).
Vía Verde de La Jara (Castilla-La Mancha).
Los 25 años de Vías Verdes

Las Vías Verdes españolas, antiguos trazados de ferrocarril en desuso, cumplen 25 años, durante los que han incorporado 125 itinerarios que suman 2.700 kilómetros de sendas accesibles que en su mayoría transcurren por espacios con extraordinarios valores naturales y paisajísticos.

El 90 por ciento de esos caminos cuentan con espacios naturales protegidos en un radio inferior a 5 kilómetros, y para dar a conocer esa biodiversidad se ha lanzado el proyecto Vías Verdes y Red Natura 2000, con el respaldo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica. El proyecto permite conocer los valores ambientales de los espacios por los que transitan las vías, las diferentes figuras de protección y las razones que justificaron su inclusión en la red Natura 2000, el principal instrumento para la conservación de Europa.

España es el país con más superficie incluida en Natura 2000, con 222.276 kilómetros cuadrados (el 27,3 por ciento de la superficie), y las vías verdes transcurren en gran parte por esos espacios. Ahora, los usuarios que utilicen, por ejemplo, la Vía Verde del Tren de la Burra, sabrán que es una antigua línea (conocida así por su exasperante lentitud) inaugurada por el Rey Alfonso XIII en 1912 y que conectaba Palencia y Castromocho. Pero también que a lo largo de sus 30 kilómetros la línea transita por cuatro espacios protegidos que pertenecen la red Natura 2000 y las peculiaridades y valores naturales de cada uno de ellos.


Entre las acciones incluidas en este proyecto de divulgación destaca el desarrollo de una aplicación de descarga gratuita que reunirá toda la información técnica (localización, recorrido, accesibilidad o equipamientos de la vía) y ambiental de cada uno de los itinerarios


Un Sistema de Información Geográfica superpone el mapa de las vías verdes con los mapas de Natura 2000, los geoparques o las Reservas de la Biosfera, y “cruza” la información de esos senderos con los centros de visitantes, los centros de interpretación, las aulas de naturaleza u otros sitios similares vinculados a cada uno de los espacios naturales por los que pasa la vía.

Las Vías Verdes españolas nacieron en 1993, con los populares greenways del Reino Unido o Estados Unidos como referente, y a lo largo de 25 años se han invertido casi 200 millones de euros para recuperar y rehabilitar ese patrimonio ferroviario hasta conseguir los 2.700 kilómetros actuales, repartidos por todas las comunidades autónomas (excepto Canarias).


5.000 kilómetros de líneas de tren en desuso


Quedan unos 5.000 kilómetros de líneas de tren en desuso y susceptibles de ser recuperadas, según datos de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, que subrayó que las “vías verdes” pueden llegar a convertirse en la red de infraestructuras ciclistas “de mayor calidad, seguridad y accesibilidad” para la práctica del ocio en bicicleta de España.

Sus promotores no ocultan, frente a esas oportunidades y potencialidades, las debilidades y las amenazas, y entre éstas la falta de conectividad entre vías, el mantenimiento inadecuado de algunas debido a la falta de recursos de los ayuntamientos o la ausencia en muchos itinerarios de una oferta turística (alojamiento, restauración u oferta cultural) que complemente la vía. Señalan también entre esas debilidades la falta de estructuración del turismo ciclista, su escasa promoción, la poca cultura del uso de la bici que existe en España, la ausencia de políticas a favor del cicloturismo o la falta de interconexión entre diferentes modo de transporte (sobre todo con el tren).