LA REVISTA

Calzarse los zapatos rojos para bailar con el inmortal David Bowie

El lunes, día en el que él habría cumplido 71 años, se lanzó una demo inédita de “Let’s dance”, ese hit del 83 

Dos años sin el duque blanco.
Dos años sin el duque blanco.
Calzarse los zapatos rojos para bailar con el inmortal David Bowie

Hace ya dos años que David Robert Jones nos dejó huérfanos. Se fue tras su amigo Ziggy Stardust en busca de nuevos universos que conquistar, mientras que en la realidad algo tan terrible y terrenal como el cáncer nos privaba de su talento. Un nivel artístico que, después de sus dos últimos trabajos –las obras maestras ”The Next Day” (2013) y “Blackstar” (2016)–, daba la sensación de estar en un momento absolutamente pletórico.

El pasado lunes, día 8 de enero, David Bowie hubiese cumplido 71 años. Coincidiendo con esta fecha Parlophone Records ha hecho pública una demo inédita de ese “hitazo” inmortal que es “Let’s Dance”. Nada especial, pensarán algunos. Se equivocan. En esta imperdible versión, el oyente encuentra acompañando a David Bowie a Nile Rodgers a la guitarra, quien allá por los primeros años ochenta se desplazó a Suiza para grabar ese disco que, bautizado como su primer single, saldría al mercado el 17 de marzo de 1983. Treinta y cinco años más tarde, “Let’s Dance” es el álbum más vendido de la carrera del Duque blanco. 

Rodgers ha aprovechado el lanzamiento de esta versión inédita para recordar a Bowie y aquel momento en el estudio suizo de grabación: “Él tenía una guitarra acústica en sus manos y exclamó: ‘Nile, cariño, ¡creo que esto es un ÉXITO!’. Esta grabación fue la primera muestra de lo que podíamos hacer juntos. Cogí su ‘canción folclórica’ y la convertí en algo que el mundo entero pronto estaría bailando y que, aparentemente, no ha dejado de bailar en los últimos treinta y cinco años. Ese tema se acabaría convirtiendo en el modelo de todo el álbum”.

Y si, es cierto. No, Nile no miente. Tres décadas y media más tarde, es imposible quedarse indiferente a ese “in crescendo” absolutamente reconocible. Uno no puede controlar las piernas ni dejar de esbozar una sonrisa cada vez que Bowie dice eso de “Vamos a bailar, ponte tus zapatos rojos, este es el momento”. 
Nada mejor para sobrellevar su pérdida que este regalo en forma de grabación inédita, que por lo que parece es el primero de muchos, según Warner. 
De momento, la demo de “Let’s Dance” está disponible en streaming, disfrútenla.