MÚSICA

Carolina Durante: el club de fans de Mikel Odriozola

A golpe de guitarrazos, esta banda de veinteañeros de Madrid ha ido construyendo singles hablando de lo que les importa: amor, desamor y también el fútbol

Carolina Durante: el club de fans de Mikel Odriozola

Todo el mundo habla del trap como la nueva ola juvenilñ. Lo sitúan como el género que va a desterrar a las guitarras de la vida de los adolescentes, cambiando a este instrumento de “matar fascistas” por otros más cibernéticos. Algo para dejar al rock and roll como un género pasado, que hablaba de cosas que a ellos ya no les importa.

Pero claro, a uno que hace 20 que tuvo 20, como decía el del Poble Sec, le cuesta creer que a esos jóvenes  no les interese cosas como la política, el fútbol o el ruido por el ruido. “Es imposible que el mundo haya cambiando tanto”, me repito una y otra vez. De repente suena el single que por una vez me da la razón, “Cayetano”, e indago que hay ahí.

Detrás de este hit está una banda, cuatro chavales y el  formato clásico del “no vale parar”. Son Carolina Durante, son de Malasaña y tienen veintipocos años. 
Su imagen no es precisamente la del típico punk: no hay pendientes, no hay camisetas de grupos de los 90, ni tan siquiera son roqueros. Visten como cualquiera, como cualquiera que pretende ir a la moda eso sí, y son del Madrid. Cosa que uno que escribe no comparte ni aunque editasen el próximo “Rubber Soul”. 

Con esta carta de presentación, uno puede pensar que están mas cerca del personaje del citado single –superpijo– que de lo contrario. Pero no es así. Carolina Durante es una banda de pop punk, que habla de lo que les importa: el amor, el desamor y de bailar, bailar mucho a golpe de guitarrazos y estribillos terriblemente pegadizos. Hasta se han atrevido a hacer el antihimno del pasado Mundial, donde además de reclamar la titularidad de Odriozola nos regalaron una frase ya eterna: “No me gusta que me guste el fútbol, pero qué  le voy a hacer”. Sinceridad bien entendida, ¡resignación de muchos!
Acaban de llegar, con solo dos epés  ya están en todos –y no exagero– los festivales veraniegos del país y lo tienen muy claro, no quieren dejar de hacer lo que hacen. 

Lo que pase en el futuro será, ni más ni menos, lo que ellos quieran, porque uno tiene la sensación de que Carolina Durante ya están marcando el camino a base de voz, guitarra, bajo y batería. Y con eso, y nada más que eso, se ha hecho mucho camino en el pasado.