GAMERS

Conquistar sistemas planetarios nunca fue tan adictivo y exigente

“Warhammer 40.000: Inquisitor - Martyr “ culmina décadas de éxito de un tÍtulo clásico de la extrategia moderna

Conquistar sistemas planetarios nunca fue tan adictivo y exigente

La serie de juegos Warhammer 40.000 es una de las más prolíficas de la historia, con una primera incursión en PC en el año 1998. Tras dos décadas de éxito, llega a PS4 y a Xbox One  “Warhammer 40.000: Inquisitor - Martyr” un juego de acción y rol de perspectiva aérea al estilo Diablo, que pone delante del jugador un amplio catálogo de mapas y planetas para visitar y llevar a cabo diferentes misiones para avanzar en una aventura de estrategia con grandes dosis de acción.

En este avance hay que tener en cuenta que cada planeta forma parte de un sistema solar con características definidas, unas diferencias que marcan no sólo el desarrollo de cada misión, sino el tipo de unidades de ataque que el jugador puede encontrar, así como las estructuras y diseño de cada nivel, los objetivos a conseguir objetivos y las tramas que darán cabida a la historia del juego.

Con un modo de juego que conjuga planificación, estrategia pero también grandes dosis de acción, el desarrollo del juego presta especial atención a que el jugador sea una parte activa de los combates, en distancias cortas manteniendo siempre el control de la batalla, además de tener en cuenta la destrucción de entornos y el uso de los diferentes escenarios como una parte más de los activos para vencer al enemigo en cada terreno.

De esta manera “Warhammer 40.000: Inquisitor - Martyr” ofrece una oportunidad única a los aficionados a los videojuegos de disfrutar de un producto lleno de actividad estratégica, lejos de la acción desenfrenada de otros títulos actuales.