CON TEXTO

Corominas y la vieja Europa

El escritor Jordi Corominas publica “El último libro de la vieja Europa” (Sílex), una suerte de ensayo y literatura de viajes en la que durante nueve días recorre París y Florencia a lo ‘fláneur’, reflexionando sobre el arte, el tiempo y la identidad y reconociendo sentirse un “apátrida” en este tiempo.

Corominas y la vieja Europa

 Corominas comenzó este viaje a finales de 2014 --en las primeras páginas reconoce que ya había la ‘asfixiante presencia de informaciones relativas al proceso catalán’--, si bien todavía no había estallado el conflicto de independencia. El autor ha reconocido que este viaje y el libro posterior recoge la idea de “libertad”. “Es una palabra muy complicada de usar bien. En este caso de los nacionalismos, la misma libertad es no tener fronteras y banderas porque te delimitan y te encierras en ti mismo, cuando el viaje es expandirte”, ha señalado el autor, quien desconoce si es cierta la conocida frase de que ‘el nacionalismo se cura viajando’. “No lo sé, debería ser así, pero es más lo que tu quieres hacer con el viaje”, ha añadido.

En su caso, la libertad queda reflejada en un viaje solitario en el que se combinan arte y una mirada contemplativa a las costumbres de dos grandes ciudades europeas. “Son sitios que he visitado mucho y quería volver”, señala.