SALUDABLE

¿Cremas reductoras? Solo el tamaño de sus bolsillos

“Baje 16 kilos en dos semanas”. “Reduzca 15 centímetros su cintura mientras duerme”... En pleno siglo XXI resulta surrealista que este tipo de productos triunfen y, además, los consumidores crean en sus virtudes

¿Cremas reductoras? Solo el tamaño de sus bolsillos

Aunque la Organización de consumidores (OCU) afirma que las cremas anticelulíticas y reductoras “no dan resultado”. 

Aunque existe un Real Decreto 1907/1996 que prohíbe “la publicidad de productos que sugieran propiedades específicas adelgazantes o aporte testimonios de profesionales sanitarios o usuarios como medio de inducción al consumo”. 

Aunque la Directriz Europea 2005/29/CE sancione la publicidad engañosa en medios y etiquetas. 

Aunque dermatólogos y especialistas insistan en la inexistencia de investigaciones científicas que respalden los beneficios de una sola crema en el mercado, lo cierto es que, cada verano, se venden como churros en establecimientos o en las redes sociales.


Marketing versus realidad


“Baje 16 kilos en dos semanas”. “Reduzca 15 centímetros su cintura mientras duerme”... En pleno siglo XXI resulta surrealista que este tipo de productos triunfen y, además, los consumidores crean en sus virtudes.

Y reincidan cada año. Llama la atención que muchos de ellos descarten la práctica de ejercicio físico por el coste que supone apuntarse a un gimnasio, o contratar a un Entrenador Personal, y no les duela en bolsillo en dejarse 75, 100 o 200 euros en un pack “reductor, reafirmante y rejuvenecedor”.

No hay duda. El marketing agresivo, un bonito envase, la venta en una farmacia y la promesa de un cuerpo perfecto, en apenas una semana y sin mover un dedo, siempre será más atractivo que la idea de cambiar los malos hábitos, salir de la rutina y luchar contra la inercia perezosa de nuestro cuerpo.


Nada mejor que el ejercicio


Quizá en el año 2049 -año donde transcurre la segunda parte de Blade Runner- exista una pastilla adelgazante o una crema anticelulítica efectiva. 

En el 2018, no. Las cremas actúan e hidratan sólo la capa superficial o epidermis, entre otras cosas, porque si sus componentes penetrasen en las siguientes, la sensación sería más parecida a sufrir una tortura china o a padecer un concierto de electro-latino.

¿Reduzca 15 centímetros el perímetro de su cintura? Sería más propio decir “reduzca el tamaño de sus bolsillos”. Decídase por el buen ejercicio físico.