LA REVISTA

La cruda realidad del mundo del crimen y la marginación

Muchos de estos personajes de "The Wire" fueron creados a partir de personas reales 

Moreland (Wendell Pierce) y McNulty (Dominic West), en “The Wire”.
Moreland (Wendell Pierce) y McNulty (Dominic West), en “The Wire”.
La cruda realidad del mundo del crimen y la marginación

Hace casi diez años finalizó la que es considerada una de las mejores series de la historia de la televisión. “The Wire”(2002-2008) no sólo supuso un cambio radical a la hora de enfocar el trabajo policial en Estados Unidos, sino que profundizó de manera directa y realista en la ambigüedad y la dureza social que supone el mundo del crimen, en especial el tráfico de drogas.  

El gran triunfo de la serie, cuyo desarrollo tiene lugar en la ciudad de Baltimore, fue dar realismo a la vida de unos personajes cuyas historias que llegan a alargarse durante varias temporadas, y que se entrelazan entre sí difuminando la separación entre buenos y malos, entre víctimas y verdugos. Muchos de estos personajes fueron creados a partir de personas reales. La verosimilitud de “The Wire” supuso retratar de manera fiel los métodos de trabajo de policías, criminales y medios de comunicación, lo que no quedó exento de polémica, al igual que la realidad de la comunidad negra en EEUU.