LO VEO

El arte desde Japón

Masakazu Shida llego a Ourense hace algunos años. Las circunstancias le obligaron a "abandonar" la firma de moda que entonces tenía en Japón. Ahora, tras asentarse en la ciudad, desarrolla todo su talento creativo en la firma de joyas ‘MS White’

Una de las joyas.
Una de las joyas.
El arte desde Japón

¿Cuál es tu historia?

En Tokyo, tenía mi propia marca de moda que se llamaba Majestic Star, tanto femenina como masculina. Vendíamos principalmente, en Japón y Hong Kong, llegamos a participar en la Fashion Week de Stockholm. Al llegar a España tuve que abandonarlo porque resultaba muy compleja la gestión, a tanta distancia, además de que comenzaba una nueva aventura profesional. En el año 2013, hubo una serie de cambios en mi vida que dieron el origen a un nuevo proyecto enfocado en la bisutería. Nos lanzamos con el  nombre de marca MS White, que son las iniciales de Majestic Star y White porque es el color del lienzo que se ha de pintar de colores. 

¿Cuál es la filosofía de la marca detrás de cada pieza?

La estética de cada colección es diferente y apostamos por el cambio constante. Cada pieza tiene un número de referencia que sirve para identificar que es original y exclusiva. Nuestra filosofía es “divertir” con nuestras piezas. Ya sea con los colores, estéticas, tamaños, materiales o nuevos diseños, con la intención de transmitir estilo y alegría. Utilizamos cristales de Swarovski y otros materiales originales, aportando un toque de elegancia y un certificado de garantía. La colección de bisutería, donde también utilizamos cristales de lámparas antiguas, recibió muy buena acogida.

Al hablar de tendencias solemos centrarnos sobre todo en la ropa. ¿Cómo funcionan las tendencias en joyas?

Casi no sigo las tendencias porque la marca es todavía pequeña, preferimos apostar por la personalización de cada pieza. Después de finalizar cada diseño, observamos las tendencias para confirmar que, sin salirse de los cánones de la estética, nuestras piezas son originales y diferentes. Creemos que las mujeres que utilizan nuestra marca prefieren arriesgar y romper con las tendencias a seguir la moda.

¿Son tan cambiantes como las tendencias en ropa?

Somos diseñadores, aunque también artistas sensibles con los movimientos sociales que se dan a nivel global. Cada temporada presentamos tendencias con mensajes de protesta y apoyo a estos movimientos. Un ejemplo es el diseñador Demna Gvasalia de Vetements, como director artístico de Balenciaga, presentando en la Junk High Street Fashion mensajes fuertes alarmando sobre la situación del planeta. Por el contrario, las tendencias japonesas de los últimos años están relacionadas con la búsqueda de tranquilidad por parte de la sociedad. 

¿Cuál es el estilo de la gente que compra vuestras joyas?

Tenemos clientas de entre 30 a 50 años. Solemos trabajar con tiendas de multimarca y espacios creativos porque al ser productos hechos a mano no tenemos precios como los de ‘fast fashion’. Cada vez hay más gente buscando marcas diferentes, respetuosas con el medio ambiente y que ofrezcan una mayor calidad, combinada con estilo. Prefieren gastarse un poco más que en las grandes cadenas, porque valoran más el componente diferencial de nuestros productos.  

Si tuvieseis que aconsejar a un cliente para comprarse una sola joya, ¿cuál sería?

No podemos elegir una sola porque cada una puede ser protagonista de un estilo distinto. Las mujeres cambian su estilo diariamente. Aunque lleven un estilo básico, con una pieza de MS white pueden conseguir transformarlo en un estilo más original.

¿Cómo trasladas una idea creativa a una joya?

Lo primero es que siempre me dejo inspirar por el arte, en cualquiera de sus formas, por los  aires del mundo, colores, texturas, la forma de las piezas de industria y por la naturaleza. Cuando me aparece un tema nuevo, dibujo y dibujo hasta que encuentro un diseño clave para empezar la colección. A partir de ahí, diseño una gran variedad de ítems para encajar todos los materiales. 

¿Cómo ha sido crear una marca propia con una identidad tan marcada?

Desde pequeño siempre me gustaba dibujar, cualquier cosa que fuera diferente, creo que empezó en aquel momento. Soy una persona creativa y me surgen ideas diferentes de forma natural, consigo darle forma gracias a mis estudios de bellas artes, diseño gráfico y mi experiencia en la moda. Por ello, la creatividad de mi marca no va estar asociada a las tendencias de moda, sino que apostamos por buscar lo diferente y por divertir.

¿Es fácil hacerse un hueco?

Está un poco complicado, los comienzos son siempre difíciles, pero siempre encuentro apoyo de mi entorno y yo también quiero dar a mi entorno todo lo que me está ofreciendo.