ENOLOGÍA

El Godello que mira al Bibei desde Larouco

Poco a poco, la bodega valdeorrense de la coperativa del Ribeiro ha ido trabajando en nuevos proyectos, nuevos vinos, siempre buscando la identidad de la tierra en la que se cultivan las uvas con las que se elaboran

El Godello que mira al Bibei desde Larouco

Hace tres años que la cooperativa del Ribeiro Viña Costeira puso una pica, no en Flandes sino en Valdeorras con la inauguración de su bodega en dicha denominación de origen. El tinto Costeira Mencía, fue su vino de lanzamiento y pronto comenzó a cosechar la simpatía del público por ser un vino equilibrado, muy agradable en boca y muy representativo por su carácter lleno de matices de los tintos de Valdeorras.

Poco a poco, la bodega valdeorrense de la coperativa del Ribeiro ha ido trabajando en nuevos proyectos, nuevos vinos, siempre buscando la identidad de la tierra en la que se cultivan las uvas con las que se elaboran. 

Uno de esos vinos es Teixadal de Casaio. Si el nombre nos recuerda uno de los paisajes más singulares de Valdeorras, un pequeño bosque de tejos (Costeira tiene viñedos más grandes en el Ribeiro) que se ha convertido en uno de los escasísimos bosques naturales de esta especie que quedan en Europa, el vino también se identifica con la denominación de origen en la que se elabora.

Y no hace falta hilar muy fino para ir un paso más y buscar en sus aromas, en sus sabores, en la frescura y hasta un pequeño punto de acidez, el paisaje en el que han sido cultivadas sus uvas. Un Godello cien por cien, de ceptas plantadas décadas atrás en las laderas del valle del Bibei a su paso por Larouco. Un paisaje de fronteras: climáticas, de suelo, de estructura... hay viedos en bancales, con pronunciada pendiente que nos recuerdan esa Ribeira Sacra que está a la otra orilla del misno río.

El suelo, arenoso, la plantación en ladera y la orientación de norte a Sur aportan a esta variedad tan característica por su goloso paladar esos otros matices que decíamos antes y que le dan un plus de frescura y de aromas florales y frutales.

El vino se comercializa bajo el sello de Pazo de Toubes que además de ser la tercera bodega de la cooperativa se ha convertido en una marca con la que Costeira explora diferentes tipos de vinificaciones, tanto en el Ribeiro como en Valdeorras, buscando siempre la identidad de los vinos de autor. Un trabajo riguroso, con mucho mérito y destinado a un público que quiere alejarse de los estándares.