ALERTA SPOILER

El gran salto al éxito del pequeño saltamontes

A principios de los años 70 Bruce Lee, estrella de las artes marciales en Asia, deseaba dar el salto al mercado norteamericano

Maestro y aprendiz, ante los desafíos del entrenamiento Shaolín.
Maestro y aprendiz, ante los desafíos del entrenamiento Shaolín.
El gran salto al éxito del pequeño saltamontes

A principios de los años 70 Bruce Lee, estrella de las artes marciales en Asia, deseaba dar el salto al mercado norteamericano. Entre sus ideas, compartidas con productores de Hollywood, estaba el realizar una serie en la que un monje Shaolín recorría el oeste americano buscando a su hermano, a la vez que resolvía problemas y utilizaba su conocimiento de las artes marciales para hacer el bien, siempre con una moraleja sobre el autocontrol, los valores humanos y el respeto a los demás.

La sorpresa de Lee fue mayúscula cuando en 1972 vio su idea plasmada en TV bajo el nombre de “Kung Fu” (1972) y protagonizada por David Carradine. Las aventuras del “pequeño saltamontes” fueron un éxito inmediato, haciendo que las escuelas de artes marciales empezaran a surgir a decenas en cada ciudad. En España la serie vivió varias épocas de gloria gracias a parodias, chistes y reposiciones, con una memorable versión en Gallego en los primeros años de vida de la TVG.