Hernández y Fernández… dos hijos de emigrantes que triunfaron

Una curiosa historia, con música disco, new age e incluso un vídeo de Hitler

Luisa Fernández y Patrick Hernández.
Luisa Fernández y Patrick Hernández.
Hernández y Fernández… dos hijos de emigrantes que triunfaron

Dos estrellas fugaces de la canción, la viguesa Luisa Fernández (1961), que emigró a Alemania en 1973, y el francés hijo de españoles Patrick Hernández  formaron una curiosa pareja sentimental y de triunfadores en sus respectivos países de adopción y también en la tierra de sus ancestros. Se casaron a finales de los setenta, cuando sus respectivas carreras estaban en el momento álgido y se separaron una década más tarde, cuando se iban a pique tras lograr sendos éxitos universales. El de Hernández fue –o es, porque continúa sonando- el famoso “Born to be alive”, del que ha vivido muy bien hasta ahora y todavía le da réditos millonarios. El que encumbró a Fernández era “Lay love on you”, mucho más olvidado: un tema descaradamente en la onda del “Love is in the air” que fue un auténtico bombazo en toda Europa y triunfó también en España. Luego ambos intentarían repetir la fórmula en los ochenta, pero sin ningún impacto. Cada uno de ellos marcaría su propio destino: La viguesa Luisa Fernández acabaría emparejándose con un productor musical famoso en Alemania, Peter Kent, quien intentó relanzar su carrera con poco resultado.

Las últimas noticias sobre Luisa llegan desde Ibiza. En 2007, Jens Gad, el productor que pegó un enorme pelotazo internacional con el “chill out” supuestamente gregoriano de “Enigma”, lanzó un disco bajo la marca “Achillea” donde Luisa Fernández cantaba en español “Amadas estrellas” y otros temas, todos ellos en  un estilo abiertamente New Age. El disco no tuvo gran impacto pero le permitió recuperar al menos cierta posición en la industria y comprobar sus progresos vocales. Curiosamente, la mayoría de los temas estaban mal acentuados al interpretarlos. 
El hispano Patrick Hernández se volvió a casar, esta vez con una francesa y vive en un pequeño pueblo marítimo. Sin embargo, su carrera sí ha conseguido despegar de nuevo gracias a una pirueta del destino: el primer vídeo “viral” de  las redes, donde se combinaba de forma sorprendente la música del “Born to be alive” con imágenes del   congreso del partido nazi en Nuremberg. Hitler cantando como Patrick Hernández le ha valido probablemente para despertar interés por su canción. De hecho, el pasado año se montó un espectáculo con el que estuvo de gira titulado… “Born to be alive”. Se estima que llegó a vender en distinto soportes 800.000 unidades anuales de su éxito de 1979 y conseguir unos 25 millones de dólares.


La vida de Luisa Fernández no difiere de tantos otros gallegos que emigraron a Alemania en busca de un mejor destino. Siendo una niña, con apenas 11 años, salió desde Vigo con su familia –siete hermanos y hermanas- rumbo a Hamburgo, donde se instalarían en 1973. Con sólo 16 años se presentó a un concurso en una discoteca de Alveslohe en Alemania y ganó grabar un disco bajo la producción de John David Parker. El single promocional que se sacó de este LP fue "Lay love on you” con la base musical “inspirada” en John Paul Young, quien se quejó con razón. Pese a ello, fue utilizada para tres temas más consiguiendo un disco con mucha repercusión para las pistas de baile. El tema estrella del LP se editó en alemán como "Ein Mann Wie Du Auf", y, castellano con el título de "Loca Por Ti". Al año siguiente, salió a la venta el álbum "Spanish Dancer", que sería un fracaso. Era 1978, y ya Hernández y Fernández eran pareja. Diez años después, cada uno se iría por su lado.
Algo más tarde, Luisa empezaría a grabar junto con Peter Kent, de cuya participación sólo cabe destacar "Sólo Por Ti", que fue el 18 en Alemania en 1986.  Con Kent se quedó, mientras su marido seguía ganando dinero con el “Born to be alive”, que había sido sintonía incluso de las vueltas ciclistas.