ECONOMÍA Y FITNESS

El ‘IVA deportivo’ perjudica seriamente nuestra salud

La subida del IVA del 18 al 21% en el año 2012 fue el tiro de gracia para los pequeños empresarios. Muchos prefirieron asumir parte del incremento para no perjudicar al cliente

El ‘IVA deportivo’ perjudica seriamente nuestra salud

Desde hace unos años vemos con frecuencia a artistas o personajes de la cultura exigiendo a los diferentes gobiernos la reducción del 21% del IVA en sus impuestos. Entre otras razones, aluden a su profesión como una necesidad social, que debería estar más respaldada por las diferentes entidades públicas.  

Si la Cultura es importante para el ser humano -quien esto escribe es Licenciado en Geografía, Historia y Arte- qué podríamos argumentar sobre el Ejercicio Físico y sus beneficios para la Salud ¿Acaso es menos importante que las películas de Pedro Almodóvar o los libros de Pérez-Reverte?

EL TIRO DE GRACIA 

Todos entendemos que nuestra sociedad se sostiene gracias a los necesarios impuestos. Todos estamos obligados a participar, pero hay dos graves problemas a solucionar en nuestro país. Una, la sospechosa y deficiente administración de tal cantidad de dinero por nuestros políticos. Dos, la abusiva carga fiscal.

En nuestro sector, la subida del IVA del 18 al 21% en el año 2012 fue el tiro de gracia para los pequeños empresarios. Muchos prefirieron asumir parte del incremento para no perjudicar al cliente. A ese esfuerzo hubo que añadir el resto de tributos, siempre al alza: El IBI, los recibos del suministro energético y de agua, el impuesto de Actividades Económicas, la Seguridad Social, la protección de datos y la prevención de Riesgos Laborales, el impuesto revolucionario de la SGAE y similares... Con la curiosa e inaudita competencia desleal de los fraudulentos y de la propia administración pública.

Un gran número de aquellos empresarios cerró sus puertas, o fue engullido por las grandes franquicias, incapaces de luchar contra tantos enemigos. 

MÁS SALUD, MENOS SANIDAD

Si el Ejercicio Físico, individualizado y supervisado por un profesional titulado es, científicamente probado, beneficioso para la Salud. ¿No debería el Estado premiar a este sector para ahorrar millones de euros de todos los ciudadanos en la Sanidad? No pedimos dinero. Pedimos menos impuestos, menos burocracia y más profesionalidad en nuestra labor. ¿Hay que independizarse para que nos escuchen?