VINOS

Una joya del Condado en el valle de Arbo

Desde un promontorio sobre el Miño, la bodega As Laxas ofrece una panorámica de uno de los valles más propicios para el cultivo de la vid desde hace siglos

Una joya del Condado en el valle de Arbo

Desde un promontorio sobre el Miño, la bodega As Laxas ofrece una panorámica de uno de los valles más propicios para el cultivo de la vid desde hace siglos. La bodega tiene sus orígenes en el siglo XIX y tal como la conocemos actualmente forma parte de la denominación de origen Rías Baixas desde la fundación misma del consejo regulador. Su propietario ya se había adelantado a su creación con la plantación de los primeros viñedos de Albariño. En la actualidad, entre propias y de viticultores colaboradores, gestiona alrededor de 50 hectáreas de plantación de variedades autóctonas de esta subzona de O Condado, que tiene, paradójicamente, más historia vitivinícola que la propia denominación a la que pertenece. 

El tirón del Albariño en todos los mercados ha convertido los vinos monovarietales de esta uva en la principal enseña de ésta y de casi todas las bodegas de la zona. Pero no ha renunciado a la elaboración de un condado, el polivarietal que distingue por sus extraordinarias cualidades a esta región vinícola. 

Albariño, Treixadura y Loureira se ensamblan en este vino cuya elaboración tradicional ya está documentado desde hace siglos. Históricamente, el ensamblaje ya se realizaba en el propio viñedo, en el que se hacía una plantación proporcional de cada variedad y  fermentaban conjuntamente. Las técnicas modernas de vinificación, el uso de depósitos de acero inoxidable, y la fermentación a temperatura controlada, permite extraer mejor los matices que cada uva aporta al conjunto. El suelo, el clima, la orientación, y el hecho de que las cepas sean todas de una edad media de treinta años, aportan el resto de sus cualidades.

El Condado Laxas es un tributo a una tradición secular, pero con una producción muy limitada, de ahí que resulte muy difícil encontrarlo. Los éxitos obtenidos por las valoraciones de la crítica tanto nacional como internacional, y la buena puntuación recibida en las guías de vinos, debería animar a esta bodega a aumentar su producción. Laxas, Bagoa do Miño y Val do Sosego son sus otros vinos, todos ellos albariños, pero este Condado justifica por sí mismo la existencia de la bodega.