LO VEO

La moda a pie de mar

Con las rías baixas como telón de fondo, fillos do mar apuesta por crear prendas protagonizadas por la idiosincrasia gallega con las que hacerse un hueco en el mercado textil. con Rubén González al timón, llevan un trozo de galicia a cualquier punto del planeta

Fillos do Mar, marca made in Galicia.
Fillos do Mar, marca made in Galicia.
La moda a pie de mar

¿Cuál es la historia de Fillos do Mar?
Es el sueño de tres jóvenes a orillas de las Rías Baixas por cambiar un poco el panorama textil, introducir productos alternativos y ligados a nuestro entorno en este mundillo tan controlado por los monopolios.

El mar es el protagonista indiscutible de vuestra marca. ¿De dónde procede la inspiración?
Principalmente de nuestra relación directa con el Océano Atlántico. Hemos crecido viendo desde la mañana a la noche las Rías Baixas como si fuesen alguien más de la familia y consideramos que quien ha vivido desde que tiene uso de razón en un entorno como éste, vivirá siempre en mayor o menor medida sugestionado por tan inmensa tinaja. 

Tras dos años, ¿Quién diríais que es vuestro cliente?
Principalmente jóvenes entre 18 y 34 años. Pero que ese sea el target principal no significa que no haya otras edades que se sientan atraídos por nuestro trabajo. 
 

¿Cómo está siendo recibida la marca fuera de Galicia?
Pues muy bien, la verdad. Lo hemos podido comprobar de manera notable con la reciente campaña de ayuda a los damnificados por los incendios en la zona de As Neves, en la cual hasta gallegos habitantes en estos instantes en Rusia querían colaborar haciéndose con productos nuestros. Por dar un dato significativo, tenemos tanto seguimiento en redes sociales desde la ciudad de Madrid como de Santiago. Además, no la totalidad de nuestro catálogo está centrado en el mundo marítimo-gallego,  por lo que hay gente de Asturias, Euskadi, Cantabria, Cataluña o Andalucía que también se ve reflejada en las creaciones que representa nuestro amor por el mar. 

Vuestra gran apuesta es la venta online. ¿Por qué?
Tras pasar por varias tiendas físicas hemos comprobado que el precio que queremos imponer a nuestros productos no casa con los márgenes que desean ingresar dichas tiendas, llegando al punto de llevarse más beneficio ellos por ser mera correa de transmisión con el cliente final que nosotros por asumir todo el proceso productivo desde el primer instante. Es por ello que desde hace medio año nos hemos centrado en lo que consideramos es el futuro: el comercio online. Tiene como ventaja la facilidad en cuanto a disposición horaria para realizar las correspondientes tareas dentro de la marca, el hecho de poder casi llevar a cabo el 70% del trabajo desde cualquier punto del planeta con la única necesidad de un ordenador y conexión a internet. Como inconvenientes, el no poder ofrecer una prueba de la calidad del producto a clientes primerizos y el problema que se genera en muchas ocasiones por la demanda de cambios de tallaje. Un trastorno importante, la verdad. 

¿Es fácil abrirse paso hoy en un mercado textil tan dominado por el imperio low cost?
No, desde luego que no. Llevamos ya casi dos años trabajando en este proyecto, y se podría decir que durante este periodo le hemos entregado la mitad de nuestras vidas, teniendo en cuenta que aquí no hay ni sábados ni domingos, ni festivos, no hay hora de apertura ni hora de cierre. Y en el plano meramente comercial, tampoco. En este tiempo hemos visto aparecer y desaparecer a la par a numerosas nuevas marcas de moda. Así que, siendo excepción, diremos que lo importante es presentar un producto diferenciado, de calidad con un precio razonable, volcarse en el trato con el cliente y, sobretodo, estar dispuesto a entregar las horas de trabajo que sean precisas sin esperar durante mucho tiempo recibir nada a cambio. 

Las redes sociales están influyendo en casi todos los sectores comerciales. ¿Cuál es su papel en la moda en general y en Fillos do Mar en particular?
Han sido clave. Hay que tener en cuenta que te permiten golpear los ojos de cualquier persona con tu producto o proyecto, sin tener que pagar nada por ello. Eso es algo realmente increíble e impensable hace unos cuantos años. 

¿Cuáles son los planes de futuro para Fillos do Mar?
Seguir día a día trabajando aspirando a todo pero sin esperar nada. Con jornadas maratonianas, peleas con proveedores, recompensas a clientes por pedidos que llegan a destiempo, pero, sobretodo, siendo felices por poder ser dueños de nuestro trabajo y poder ofrecer productos que echábamos de menos poder adquirir.