ENTREVISTA

La moda es imagen

La historia de la moda no podría entenderse sin los fotógrafos que se encargaron de inmortalizar el trabajo de los diseñadores. por mucho que avancen los tiempos, su papel sigue siendo crucial. gabi gago es uno de ellos y, desde A Coruña, ha visto crecer la moda gallega

El fotógrafo, Gabi Gago.
El fotógrafo, Gabi Gago.
La moda es imagen

¿Cuál es tu historia con la fotografía de moda?

Mi historia en el mundo de la fotografía viene marcada por anteriores generaciones de fotógrafos en mi familia y llegó cuando era un niño. Tras mi formación como E.N.G., (Electronical News Gatering) y mis estudios de fotografía e iluminación, mis inicios laborales se desarrollaron en el ámbito del reportaje social, que compatibilicé con la formación y ampliación de conocimientos publicitarios, desarrollo de campañas y marketing. Mis primeras campañas internacionales en fotografía publicitaria me asentaron en este terreno. Trabajar con grandes equipos de creativos con los que compartes inquietudes es muy gratificante y, quizás, haber nacido en Galicia, tierra de grandes diseñadores con los que comparto la pasión por el trabajo y una desbordante creatividad, me haya vinculado a la fotografía de moda.

¿Cómo ves el papel de la moda en Galicia?

Es un gran motor económico con alcance nacional e internacional. Tener la mayor multinacional de moda del mundo, Inditex, el gran icono de la moda, hace que la industria se reinvente y así la moda cobra gran protagonismo en Galicia. Carolina Herrera, Bimba y Lola o Purificación García son algunas de las marcas que la posicionan de una manera destacable. Creo que este contexto en Galicia hace proliferar a muchas empresas jóvenes que tienen las redes sociales como forma de expansión así como empresas como Galicia de Moda que buscan y colaboran con nuevos talentos.

¿Y a nivel fotográfico?

La propia industria de la moda tiene una gran demanda de imágenes que muestren sus creaciones, con lo cual, la fotografía crece de igual manera. Nuevas marcas, nuevas tendencias y nuevas ideas, todo en ebullición, sitúan a la fotografía de moda en un lugar privilegiado dentro de la fotografía publicitaria por su alto nivel de exigencia. Esto convierte a la fotografía gallega en un referente nacional.

Igual que los diseñadores, también los fotógrafos tenéis vuestro propio estilo. 

Me gusta definir mi fotografía publicitaria como autorreferencial, donde en cada imagen el producto cobra peso por sí mismo, se fusiona y conforma una única entidad con el modelo. Una buena fotografía tiene que forjar una marca, definirla e ir dirigida al potencial público que devora imágenes y tiene unas demandas en función de su generación.

¿Cuál ha sido la evolución de la fotografía de moda? 

Desde los años 80, si no antes, la fotografía de moda ha sido la punta de lanza para mostrar las imágenes más transgresoras e irreverentes, reflejo de la sociedad que demanda la singularidad frente a la normalidad. Las nuevas tecnologías, modelos de venta online, redes sociales… definen un panorama donde priman las fotografías de gran calidad que se devoran en tiempo record: lo que has visto hoy, mañana está obsoleto. Esto te obliga a estar siempre en continuo movimiento, creando y desarrollando nuevas técnicas y formas de ver y vender la moda. Una gran rueda en continuo movimiento.

¿Quienes son tus referentes?

Todos los clásicos: Stern, Irving Penn, Avedon. Pero una inspiración que coincidió con mis estudios fue Oliviero Toscani y sus transgresoras imágenes en las campañas de Benetton así como Testino y el provocador Terry Richardson.

Hoy en día, “todo el mundo es fotógrafo”. ¿Qué papel están jugando las redes sociales en la fotografía y en la moda?

Hoy en día, todo el mundo hace fotografías, la profesionalidad y dedicación a tiempo completo hacen de este hobby para muchos, una profesión para unos pocos. Yo entiendo las redes sociales como una nueva y gran herramienta para la difusión de las imágenes de moda, son las nuevas autopistas de alta velocidad de la comunicación que provocan una gran variedad de contenidos, refuerzan las marcas y nuestro trabajo fotográfico. Gracias a ellas se crean nuevas profesiones vinculadas a la moda, influencer, blogger y sus fotógrafos… que en ocasiones nutren la red de grandes imágenes y cumplen la inherente labor que siempre ha resuelto la fotografía de ser un fiel reflejo de la sociedad.

Cada género fotográfico tiene sus particularidades. ¿Cuáles son las de la foto de moda?

Además de atender a ciertas tendencias y modas efímeras, comparte la misma peculiaridad que la fotografía publicitaria: debe tener un porqué, no hay que olvidar que la base de la misma es vender un producto, imagen o marca. En muchas ocasiones, son semanas las que se dedican a una o varias imágenes de moda en estudio, desarrollo, fórmulas de promoción, difusión e implantación, etc… y sólo un día o unas horas a la aplicación.

¿Y hacia dónde va?

Hoy tenemos una gran variedad de estilos en la fotografía publicitaria, tendencias que vienen y van. Igual que la moda es cíclica y atiende a razones y necesidades socioculturales, creo que en el futuro volveremos a ver fotografías de moda que nos recuerden a los grandes clásicos, por supuesto con las singularidades del momento.