ENTREVISTA

María Barros. "Una de las grandes"

El nombre de maría barros ha sido, durante años, una de las representaciones gallegas en el panorama español de la moda. este año vuelve a las pasarelas tras dos años apartada de los desfiles pero sin haber dejado de trabajar en su marca

María Barros. "Una de las grandes"

El nombre de la coruñesa María Barros hace años que entró a formar parte de los grandes de la moda en España. Con tan sólo 21 años recibió el premio Moët&Chandon como la mejor diseñadora joven europea y, años más tarde, estuvo nominada al International Woolmark Prize de Londres. Además, ha sido incluida en varios medios de comunicación como una de las jóvenes españolas más influyentes y prometedoras. 
Su presencia en la pasarela Cibeles, a donde vuelve tras dos años, ha constituido siempre una apuesta segura de la representación gallega en el desfile madrileño. Con la colección primavera-verano 2018 rinde homenaje al clásico diseñador americano Charles James, considerado el primer autor de alta costura de su país. El paralelismo entre las silueta femenina y las formas florales centra la vuelta de María Barros, cuya presentación en la Mallorca Fashion Week a finales de julio augura un éxito para esta vuelta.

Regresas a las pasarelas tras dos años alejada delos desfiles. ¿Qué ha supuesto este parón para la firma y, sobre todo, para ti como creativa?
Para la marca ha supuesto un tiempo necesario para crear una estructura empresarial, realizar un plan de negocio, encontrar un inversor que ha apostado por la marca y trazar una ruta a seguir con unos objetivos muy claros. Por otra parte, para mí como creativa, ha supuesto la posibilidad de poder volcarme en proyectos más artísticos, teniendo la oportunidad de mostrar mi trabajo en galerías de arte o museos y estar presente en proyectos culturales, una parte que me ha enriquecido mucho a todos los niveles.

Hace 15 años recibiste un premio a la mejor diseñadora joven europea. Echando la vista atrás,¿cómo ves tu carrera?
En la misma evolución con mis estados vitales como persona. Me resulta muy difícil desvincular mi trabajo de mi momento personal. Al fin y al cabo mi trabajo no deja de ser mi visión más personal como creadora.

A nivel estilístico, ¿cómo ha ido evolucionando la firma?
Mis creaciones evolucionan conmigo, con la mujer que soy. Cada vez es una línea más estudiada, femenina y con volúmenes y siluetas más definidas.

¿Cómo ha influido en tu estilo creativo el haber estudiado en Milán, un lugar con una estética tan marcada?
Milán ha marcado mi trayectoria. Haber estudiado y trabajado en un país donde la moda se entiende como cultura y arte me ha aportado desde el inicio una visión muy definida sobre como entiendo la moda y mi trabajo.

Antes de tener tu propia marca trabajaste con grandes nombres de la industria como Roberto Cavalli o Modesto Lomba. ¿De qué forma eso se proyecta hoy en tus diseños?
Creo que se proyecta más a la hora de entender la moda como industria y negocio. A nivel creativo he trabajado más mi propio estilo.

Tus colecciones se inspiran en elementos tan dispares como el jazz o la cultura del vino. ¿La inspiración puede estar realmente en cualquier elemento de la vida cotidiana?
Siempre digo que la inspiración puede estar en cualquier lugar. Lo importante es estar receptivo para captarla y transformarla en una idea que, en mi caso, desembocará en toda una colección.

A pesar de que cada colección es diferente, ¿cuáles son los rasgos generales que definen todas tus creaciones?
Creo que cada colección es una evolución de la anterior. No hay una ruptura drástica de una colección a otra. Los elementos característicos son el trabajo de los volúmenes, las siluetas femeninas, la calidad en la confección y la utilización de tejidos nobles.

Te has atrevido también con el diseño de muebles e incluso de una cámara fotográfica. ¿Cómo fue la experiencia?
Entiendo la moda desde una perspectiva multidisciplinar, en donde mis conceptos de moda se pueden trasladar a otro tipo de diseños, como puede ser el interiorismo o vestir una cámara de fotos.

¿Por dónde pasa el futuro de María Barros?
Sin duda por la internacionalización.

¿Qué consejo de estilo no falla nunca?
No perder nunca nuestra propia personalidad. Somos las personas las que llevamos las prendas. En caso contrario nos llevarían las prendas a nosotros, perdiendo con ello nuestro propio estilo y esencia.