DE COMER...

La naranja quiere llegar todo el año

Este año, las naranjas nacionales se adelantaron. ¿Fue por un año extraordinariamente seco y caluroso?

La naranja quiere llegar todo el año

Este año, las naranjas nacionales se adelantaron. ¿Fue por un año extraordinariamente seco y caluroso? Tal vez haya influido. Pero lo cierto es que los productores de naranja, situados mayoritariamente en el Levante español, intentan alargar la campaña de las naranjas nacionales de manera que se reduzca la franja de meses en la que dependemos de la importación de países del Hemisferio Sur. Si hace unas décadas, la naranja llegaba a finales de noviembre y aguantaba hasta el final de la primavera, ahora la campaña nacional dura prácticamente diez meses, desde principios de noviembre hasta agosto. 

La clave de esta ampliación es el uso de una secuencia de variedades, desde las más tempranas a las más tardías y la plantación de frutales en zonas en las que esas variedades pueden anticiparse o retrasarse en función del clima: zonas más cálidas para adelantar y más frescas para retrasar.
La variedad Navel representa el centro de la campaña. Son naranjas de gran tamaño, jugosas y muy dulces. Pero en otoño, vienen precedidas por la Navelina y le siguen la Navel-late, Lane-late… hasta la última, la Valencia-late. Las naranjas españolas dieron origen al sistema ferroviario de cambio de ejes  en  1950 para que pudiesen ser exportadas sin tener que cambiarlas de tren en la frontera.