SALUDABLE

Quiero ser como Cristiano, ¿Qué tengo que comprar?

Vaya usted a saber si Cristiano Ronaldo probó alguno de los suplementos que anuncia. “¿Pero no has visto sus abdominales?”, responden algunos. ¡Vaya si los hemos visto!

Quiero ser como Cristiano, ¿Qué tengo que comprar?

Aunque en nuestro país existen excelentes especialistas en ejercicio físico saludable, eficiente y a la vanguardia de la ciencia, el ciudadano de a pie prefiere confiar en los consejos de personas mucho más guapas y famosas, pese a que no tengan ni la más remota idea de lo que promocionan, venden o recomiendan en todo tipo de medios de comunicación.

Bien lo saben los especialistas en mercadotecnia. Un producto se revaloriza si una estrella del deporte, la cultura o la sociedad, respaldan sus virtudes ante una masa deseosa de imitar a sus ídolos.

PALABRA DE ESTRELLA
Vaya usted a saber si Cristiano Ronaldo probó alguno de los suplementos que anuncia. “¿Pero no has visto sus abdominales?”, responden algunos. ¡Vaya si los hemos visto! Si se empeña en enseñarlos cada vez que mete un gol. Otra cosa, queridos amigos, es que ese torso, ansiado por tantos, sea producto de tomar un batido dos veces al día, a módico precio de oferta si compra un paquete de seis, con envío a casa gratuito y póster firmado de su puño y letra.
Quizá el cuerpo esculpido -y castigado por la competición- de Ronaldo y tantos atletas, responda a eso. A décadas de entrenamiento desde la adolescencia. A la supervisión de los mejores preparadores, nutricionistas, médicos y psicólogos deportivos. A su propio espíritu competitivo y de superación. Al sentido común para comprender que su cuerpo es su medio de vida y debe mantenerse en forma el mayor tiempo posible. Por su bien y el de su numerosa prole.

UN NEGOCIO REDONDO
Así que Cristiano, Bolt o Nadal pueden anunciar suplementos de nutrición, ropa o crecepelos. No importa que la fiabilidad del producto sea relativa, si el contrato es jugoso para la cuenta del deportista y el fabricante, a su vez, multiplica su inversión.
Y los españolitos, enormes, bajitos -como cantaba el grupo ‘Mecano’- comprarán lo que sea, ilusionados con lucir una “tableta de abdominales”, con sólo untarse una crema sobre la barriga antes de dormir.
Y todo esto lo escribimos porque Cristiano o Messi no son nuestro tipo. Si Pilar Rubio o Lara Álvarez nos piden arrojarnos desde un puente, de cabeza vamos.