DENOMINACIONES

Tras el recuerdo del vino de Amandi más mítico

Varias generaciones preceden a Jorge Carnero en el cultivo de la vid y la elaboración de vino en Cazoga, Amandi

A Ribeira Sacra.
A Ribeira Sacra.
Tras el recuerdo del vino de Amandi más mítico

Varias generaciones preceden a Jorge Carnero en el cultivo de la vid y la elaboración de vino en Cazoga, Amandi. Su padre, Diego, emprendió la titánica aventura de recuperar las cepas viejas y plantar otras nuevas en la década de 1980, cuando Ribeira Sacra no existía como región vinícola, pero se hablaba del Amandi como un vino casi mítico, difícil de conseguir.

Con una pasión extraordinaria, no solo se dedicó a recuperar ese vino histórico, elaborándolo como había aprendido de su padre y de su abuelo, sino también se convirtió en un apóstol que lo difundió alla por donde tenía ocasión de hacerlo.

En esa misma década, casi diez años antes de que se crease la DO Ribeira Sacra, conocí de su mano un vino cálido, con cuerpo, distinto de los tintos gallegos que se bebían entonces. También aprendí de él lo que representaba la viticultura heroica. 


A Diego le siguió su hijo Jorge, con la misma pasión y la misma entrega. Recuperada la casa familiar del siglo XVIII es hoy una bodega ejemplar de ese carácter que representa la tradición de un vino que está arraigado en su tierra y en su historia


Cuatro hectáreas conforman un viñedo que linda con el río en toda su extensión, en el que encontraremos cepas centenarias, plantado con Mencía, mayoritariamente, pero también Merenzao, Garnacha, Tempranillo en pequeñas cantidades y Godello en cuanto a variedades blancas se refiere.

El rendimiento es muy bajo, con esas 4 hectáreas elabora una media de diez mil botellas, pero ¡qué diez mil botellas!

Viña Cazoga es un Amandi clásico, con esas características que aporta la Mencía en los bancales bien orientados de las laderas del Sil en ese tramo de la orilla lucense. Pequeñísimas proporciones de otras variedades le aportan unas pinceladas que enriquecen sin duda el carácter expresivo de la Mencía y le imprimen a este vino su excelente personalidad.

Hay también un Viña Cazoga blanco, elaborado con Godello, y un tercer vino, Don Diego un homenaje de Jorge a su padre. Un crianza con seis meses en barrica, elaborado con una selección de uva procedente de las cepas más viejas de la finca.